VerDeseo

La revolución ecológica empieza en casa


La intensificación de la urbanización es un fenómeno que llegó para quedarse. Con aproximadamente la mitad de la población mundial viviendo en entornos urbanos, la ciudad contemporánea se ha convertido en un poderoso símbolo cultural que incide directamente en la forma en que concebimos la democracia, la economía, e incluso la sociedad. Además de ser el circuito a través del cual circulan las economías de mercado, la ciudad también es el lugar en el que se articulan demandas, se expresan las diferencias, y donde confluye lo local, lo global, lo central y lo periférico.

Hace un tiempo, cuando aún vivía en Santiago, iba en bicicleta por la Alameda y de repente una jauría de aproximadamente 6 perros callejeros empezó a perseguirme. Después de lograr huir y una vez pasado el susto, me di cuenta que durante el tiempo que duró la persecución, donde literalmente luché por mi vida, había tenido un encuentro con lo más primordial de la naturaleza, justo ahí entre perros callejeros, buses, concreto y transeúntes. Después de hacer la anterior reflexión, no pude evitar acordarme de David Harvey cuando en su libro Justice, Nature and the Geography of Difference señala que no hay nada que no sea natural, ya sea en Nueva York o en cualquier otra ciudad del mundo. Admiro la audacia de Harvey, ya que la forma dualista en que tendemos a ver la naturaleza nos impide concebir una ciudad de 7 millones de habitantes repleta de edificios, autos, avenidas, como lo es Santiago, como un lugar “natural”. El problema de la sobrepoblación de perros callejeros se ha presentado desde el punto de vista de los derechos de los animales o como un problema de salud pública, pero nunca como una amenaza a un medio ambiente sano. Lo mismo sucede con muchos otros problemas de las ciudades contemporáneas, como el esmog, el tráfico, la calidad del transporte público y la planificación urbana, entre otros.

Esta forma de ver la naturaleza como algo demasiado sublime, y por ende distante de nuestras terrenales ciudades, es una mala herencia del pensamiento iluminista del siglo XVIII, que nos vendió una imagen de lo natural como ajeno a nosotros y peor aún, como algo que es necesario dominar. De acuerdo con Neil Smith, la renombrada Escuela de Frankfurt le hizo un daño enorme al ambientalismo contemporáneo, ya que si bien subvirtió la premisa de la Ilustración e hizo ver la dominación de la naturaleza como algo deplorable en vez de deseable, lo hizo en sus mismos términos, es decir, promoviendo un concepto de naturaleza demasiado idílico y ajeno al ser humano.

Probablemente a raíz de esta idea mistificada que hemos construido en torno a lo que es natural, cuando se presenta alguna controversia en el Amazonas, la Patagonia o el Ártico, no dudamos en saltar de indignación y catalogarla como un conflicto ambiental. No obstante, a los que vivimos en ciudades, nos cuesta ponerle el rótulo de “ambientales” a muchos de los conflictos que se dan en el entorno físico inmediato de nuestra cotidianidad. Si bien la construcción del Costanera Center en Santiago fue muy controversial entre diversos sectores de la sociedad y la opinión pública por varios motivos, no hizo tanto eco entre los ambientalistas (pese a que puede llegar a generar las mismas externalidades negativas que un megaproyecto energético), precisamente porque los imaginarios ambientales actuales hacen que sea muy difícil ver como un problema ecológico a un edificio de setenta y tantos pisos en la mitad de una gran ciudad.

Aunque la anterior parece ser la regla, definitivamente hay excepciones muy notables, como por ejemplo el Movimiento Furiosos Ciclistas en Santiago y sus homólogos en muchas ciudades del mundo. La causa de estos movimientos de ciclistas urbanos es fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte, y así hacer de las ciudades lugares más limpios, sanos e inclusivos. Asimismo, Green Guerrillas, organización estadounidense que capacita a movimientos de base para que cultiven y gestionen huertos urbanos comunitarios, es también un excelente ejemplo de lo que debe ser el ambientalismo contemporáneo en las ciudades. Al igual que los Furiosos Ciclistas, Green Guerrillas promueve una visión de ciudad indisolublemente ligada al medio ambiente. Sin embargo, no hay que confundir este tipo de iniciativas con los modelos de ciudades “verdes” y “sustentables” que tanto promocionan organismos multilaterales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Estos modelos de urbanismo verde se caracterizan por tener una racionalidad netamente instrumental, no siendo más que una forma eufemística de intensificar el proyecto neoliberal en las economías del mundo.

En fin, con lo anterior me gustaría generar reflexión no sólo sobre las limitaciones que tiene nuestra noción actual de ecología, sino sobre el universo de posibilidades que se puede abrir ante nosotros si logramos superarlas. Una revolución ecológica adecuada para nuestros tiempos, como toda revolución, tiene que surgir de un cambio de mentalidad en la base de la sociedad y no ser importada de los modelos abstractos de la tecnocracia internacional (FMI y BM). Éste no es un tema para nada trivial, ya que un cambio en nuestra percepción cotidiana de la naturaleza incidiría directamente en la forma en que nos aproximamos a la política, elegimos a nuestros líderes, y evaluamos las políticas públicas, entre muchas otras cosas.

Por Martín Arboleda

About these ads

  1. María Patricia

    Excelente artículo , presentado de una sencilla manera para concientizar e involucrar a una sociedad “urbanizada” y casi que aletargda con el entorno natural

    • Martín Arboleda

      Estimada María Patricia,

      Me alegra mucho que te haya gustado el artículo. Como lo mencionas, nosotros como parte de la sociedad urbanizada estamos en una especie de letargo frente al entorno natural que hay en las ciudades, así que es importante tratar de generar una forma distinta de percibir la naturaleza.

      Muchos saludos,

      Martín

  2. Colombina

    Estimado, me encantó el artículo, sin embargo, tengo un problema en general con este tipo de afirmaciones:

    “Si bien la construcción del Costanera Center en Santiago fue muy controversial entre diversos sectores de la sociedad y la opinión pública por varios motivos, no hizo tanto eco entre los ambientalistas (pese a que puede llegar a generar las mismas externalidades negativas que un megaproyecto energético), precisamente porque los imaginarios ambientales actuales hacen que sea muy difícil ver como un problema ecológico a un edificio de setenta y tantos pisos en la mitad de una gran ciudad.”

    Si bien comparto la crítica de autores como Latour al ambientalismo y su idea de “dejar ir la naturaleza”, así como otras críticas hechas al concepto norteamericano de “wilderness” (y al conservacionismo de ese país, en us versión “ecología profunda”), me parece que esto no aplica bien en países como Chile. Las organizaciones ambientales en Chile están, por lo general, totalmente sobrepasadas. La sociedad civil no tiene casi fuentes de financiamiento y eso hace que tengas que dirigir recursos (humanos y físicos) a un objetivo concreto y particular para poder trabajar y lograr algo. Por lo mismo, no creo que tenga que ver necesariamente con los “imaginarios ambientales actuales”, sobre todo en el caso chileno.

    Saludos!

    • Martín Arboleda

      Estimada Colombina,

      Muchas gracias por tus comentarios. Creo que en parte tienes toda la
      razón, ya que yo también considero que en este momento la prioridad
      del ambientalismo no solamente en Chile, sino en toda América Latina,
      es enfrentarse al famoso “boom” minero-energético que amenaza
      con destruir la región entera. Es importante repensar la ecología en
      la ciudad, pero dado el hecho de que el principal problema ahora son
      las industrias extractivas (que funcionan generalmente fuera de
      las ciudades), los esfuerzos y los escasos recursos se deben concentrar en ellas.

      Sin embargo, al referirte a Latour y a la ecología profunda para
      fundamentar tu argumento, creo que podrías estar malinterpretándome un
      poco. Si bien no conozco puntualmente la crítica de Latour al
      ambientalismo, supongo que debe surgir a partir de su noción de
      ecología (despliegue de todos los atributos necesarios para la
      subsistencia de una entidad independiente), que por cierto no la
      comparto por considerar que se va al extremo de lo anti
      estructuralista e indeterminado. Por otro lado, lo que conozco sobre
      ecología profunda se debe al grandísimo Gary Snyder, a quien admiro
      demasiado, pero que también en cierto sentido se parece a Latour al
      decir que “wilderness” es casi que cualquier cosa, desde una selva
      hasta el lenguaje, la cultura, los ritos, etc. Por eso decidí apoyar
      mi argumento en Smith y Harvey, que aunque tienen una visión
      relacional del mundo y comparten algunas cosas con Latour y cía, su
      trasfondo marxista los hace ver la ecología ante todo como un problema
      de economía política, en el que hay ganadores, perdedores, y
      destrucción medioambiental real a manos del capitalismo. En resumen,
      mi intención no fue dar a entender que cualquier cosa es ecología,
      sino solamente mostrar que en las ciudades también hay mucho por hacer
      en materia medioambiental.

      Muchos saludos!

  3. Pingback: La coctelera de fin de año: VerDeseo durante el 2012 « VerDeseo

  4. Fernando Marquez

    Excelente artículo, Marto. Desafortunadamente, “los modelos de ciudades “verdes” y “sustentables” que tanto promocionan organismos multilaterales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional”, con su desmedida necesidad de control–izquierdista, por cierto, nos distrae lo suficiente como para que nos olvidemos una importante solución: fortalecer el campo, donde el verde debe realmente pertenece y debe abundar, y detener esa desaforada y desesperada migración a la ciudad.
    Anyway, chico, te felicito. Me encanta tu raciocinio y estilo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 545 seguidores

%d personas les gusta esto: