La Basura Razonable


Basura es lo que ya no valoramos, pero la valoración es relativa a los intereses de cada individuo o sociedad, por lo que la connotación de basura es relativa, lo que unos desechan otros los pueden aprovechar. Esto ocurre siempre en la naturaleza primitiva (sin intervención del ser humano “moderno”) mediante ciclos de energía, materia e información, que mantienen los equilibrios, por lo que el concepto absoluto de basura no existe.

En este sentido, si separamos el entorno natural del sistema humano, existirían elementos considerados como basura absoluta sin beneficios directos ni potenciales. Podemos ilustrar la interacción del sistema humano con el entorno natural desde una perspectiva mecanicista y lineal, usando el siguiente esquema:

En cambio, si consideramos al ser humano acoplado con su entorno y dependiente de este, tenemos el siguiente esquema:

En este caso la generación de desechos afecta al hombre mismo, ya que genera elementos no beneficiosos para el sistema natural-humano. Este cambio de paradigma nos permite pensar en la aplicación de ciertas funciones de los sistemas naturales primitivos al sistema natural-humano, como los ciclos de materia, pudiendo así disminuir la generación de desechos con sus impactos negativos. Un ejemplo incipiente de esto es el reciclaje, que tiene como objetivos: (1) recuperar recursos de los desechos, (2) disminuir el volumen de los desechos que van a vertederos, y (3) minimizar la extracción de nuevos recursos.

Dentro del paradigma socio-económico actual, el reciclaje (al menos en Chile), surge como un nuevo nicho económico, cumpliéndose el objetivo número 1, siendo los otros dos objetivos externalidades positivas de la actividad. Sin embargo, si queremos imitar una función de circulación de materia, como la que se da en la naturaleza, debemos enfocarnos en un sistema integral, que opere a todo nivel de la cadena de generación de bienes. Lamentablemente nuestro sistema actual dista mucho de un enfoque holístico de ese tipo.

Como punto de partida está la elección de los bienes a producir. En una economía neoliberal, esta elección se hace a través del mercado, en función de los deseo de la gente, ya que lo que busca la producción de bienes es la satisfacción de deseos, más que de necesidades. Se puede entender que las necesidades están dentro de nuestros deseos, incluso que son nuestros deseos primarios y más básicos, pero al tener una economía que busca satisfacer deseos, esta satisface los deseos más ambiciosos de algunos mientras las necesidades de muchos quedan insatisfechas. Para tomar las decisiones correctas, necesitamos tener conocimiento de nuestras necesidades y deseos, lo que no es sencillo cuando estas están influenciadas por la publicidad. El objetivo de las campañas publicitarias, que hoy en día son altamente invasivas, es influir en la toma de decisiones de los consumidores, lo que evita que estos tomen las decisiones más racionales que lleven a maximizar su beneficio (en todo sentido, no sólo económico) o hacer un uso eficiente de sus recursos.

En segundo lugar, luego de decidir qué bienes deben producirse, hay que seleccionar los métodos de producción. Generalmente los sistemas productivos buscan minimizar los costos privados, independiente de lo que ocurra con los costos sociales (incluidos los ambientales). Muchos ejemplos hay de industrias que cumplen al margen con la legislación ambiental; otras tantas ya han incorporado procesos de eco-eficiencia en su línea de producción, pero debido a que de esta forma pueden reducir costos y sobreexplotar la imagen de “empresa verde”. Además, sólo pocas empresas elijen procesos amistosos social y ambientalmente por el solo hecho de ser lo correcto a hacer. Para muchos es necesaria una ley que los obligue a no contaminar un río o tratar bien a sus empleados, al parecer la ética por sí sola o el sentido común no funcionan cuando manda el mercado.

También es un tema elegir dónde se producirán los bienes, ya que a mayor distancia del centro de consumo mayor es el uso de transporte (léase petróleo), lo que trae beneficios privados pero costos sociales (yo gano con mi negocio, que requiere transporte, pero todos pagamos por los daños de la contaminación atmosférica). Otros temas de localización, como el uso de recursos locales y mercados globales, son muy extensos para discutirlos aquí.

Una vez que el producto ha llegado a manos del consumidor, viene la etapa de utilización. Es solamente aquí donde el consumidor suele valorar el bien. Lo que ocurrió antes (sistemas de producción, origen, materiales utilizados) en muchos casos no es tomado en cuenta y ni siquiera se cuestiona el origen del artículo que tiene en sus manos, lo que importa es que cumpla el servicio para cual es requerido.

Finalmente, una vez utilizado el producto, este ya no sirve, se vuelve basura, ya no se valora y nos deshacemos de él lo antes posible. Aquí volvemos a nuestro punto de inicio, y es aquí donde entran soluciones de reutilización y reciclaje, pero previamente a estas es necesario un cambio relativo a nuestro concepto de basura, considerando que nuestros desechos aún pueden tener valor y además debemos tomar conciencia del daño que estos generan.

No podemos seguir preocupándonos de las cosas solo cuando las usamos y nos reportan beneficios, debemos hacernos responsables del impacto que tenemos en el medio. Para esto debemos preguntarnos cómo nuestras acciones influyen en el medio social y físico al cual pertenecemos. En el nivel de consumidores, también podemos tomar acciones para disminuir las consecuencias negativas que nos trae la generación de desechos. Nosotros tenemos el poder de compra, pero para utilizarlo debemos evitar la manipulación publicitaria e intentar tomar nuestras propias decisiones racionales, más allá del beneficio puramente individual y momentáneo.

Robert Petitpas
Ingeniería Forestal UC.

  1. adolfo

    podremos, en esta sociedad de consumo, ser consumidores responsables?
    nuestras acciones tienen impactos que no notamos.

    felicitaciones verdeseo

  2. Danilo

    Digamos que, como dice el dicho, el asunto parte por casa. Por lo general tendemos a pensar que nuestra implicancia en hechos tan macroglobales como el tema ambiental es casi nula a la hora de contribuir a una solucion real del asunto. Sin embargo, esto es valido siempre y cuando pensemos desde una perspectiva individualista y egocentrica. Si consideramos el conjunto que compone nuestra sociedad, y observamos la problematica desde un punto de vista sistemico y Holistico, veremos que nuestra implicancia es mas que relevante. Y no hablamos de un cambio de conducta solo en nuestros hogares y con nuestra propia “basura”, si no que sobre un cambio con respecto a un todo. A la forma de ver el mundo, el como tratamos el tema con nuestros pares, amigos, familiares. Nuestras palabras, acciones y pensamientos pueden convertirse en algo relevante, si con ellas logramos que otros ya comiencen a pensar en este tema. Es una progresion en cadena, ya que finalmente, aunque suene algo “mistico”, todos estamos inevitablemente conectados con TODO.

    Ahora bien, es claro que el tiempo es una variable fundamental y realmente la pregutna no versa sobre si mis acciones son o no relevantes, si no que cuanto tiempo tomaria que mis acciones lograran generar cambios observables. Es entonces claro que necesitamos realizar una orientacion como sociedad, vale decir, en conjunto y en forma individual. Nuestros gobiernos deben orientarse a la resolucion sustenatable de estos temas, nuestros colegios deben comenzar a preocuparse por formar a nuestros jovenes en estas materias, por entregar un nuevo set de valores. Pero donde todo debe comenzar es en nosotros mismos y en los que nos rodean. Si hacemos un trabajo conjunto, si logramos articular la sociedad en una suma de pequeños cambios, finalmente estaremos realizadon un cambio. El cambio proviene de las personas y nada mas que de las personas!!!Somos nosotros los que vivimos en este mundo, no los recursos, ni el sistema economico ni las polticas publicas….Nosotros debemos ser los agentes del cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: