De lo local a lo global: ¿Globalización u homogenización?


arquitecturamashistoria.blogspot.com
arquitecturamashistoria.blogspot.com

“Ayer fui a una fiesta donde me tomé un par de cervezas. Bailé algo de tecno y hip-hop. Desperté tarde, listo para almorzar. Como no tenía ánimos de cocinar, con tanto dolor de cabeza, fui al Auto Mac de McDonald´s. Con mi BigMac en la mano me senté a ver una película del HBO. Cuando terminó me fui a bajar canciones y a conectarme con mis amigos”.

Las costumbres y ritos cotidianos de lugares lejanos están pareciéndose cada vez más, especialmente en las grandes ciudades. El protagonista del relato anterior podría ser de Francia, Estados Unidos o Chile. O muchos otros países del mundo. Esto se debe al creciente intercambio entre naciones, conocido como globalización, donde las barreras comerciales y comunicacionales se han derribado.

La relación que tienen las naciones entre sí puede darse de distintas formas e intensidades. Podemos ejemplificar distintos niveles de intercambios con un modelo simple, compuesto de tres países.

Esquema del modelo
Esquema del modelo

El primero sería con naciones que no mantienen relaciones. No hay flujo de bienes ni de conocimientos o cultura. La diversidad de ese sistema es media.

El segundo nivel corresponde a un intercambio medio entre naciones, donde hay flujos de bienes producidos por una nación hacia otra. Hay intercambios culturales y en este escenario, la diversidad es alta, ya que una cultura se enriquece con elementos de otra. Se pueden mezclar, por ejemplo, alimentos de los distintos países para crear nuevas recetas.

El tercer y último nivel corresponde a un elevado intercambio. Las naciones comparten todo. Acá la diversidad es baja, ya que existe una sola cultura global. En este nivel ha ocurrido un proceso de homogenización. La conexión es tan alta que ya no existen separaciones, por lo que los tres elementos del modelo pasan a ser uno solo.

Pero la realidad es más compleja. Existen muchos elementos y muchas más relaciones posibles hoy entre las naciones. En algunos casos, como lo descrito en el relato inicial, la tendencia es a la homogenización. Aunque no absoluta, de varios rasgos culturales.

Muchas tradiciones locales están convirtiéndose en fiestas de exhibición, que aparecen en ciertas fechas o eventos especiales. Por ejemplo en Chile, pocos bailan una cueca o se toman una chicha fuera de fiestas patrias. No se trata de vestir a lo huaso y comer mote con huesillo todos los días, si no conocer nuestras costumbres valorando lo que tenemos.

¿Por qué preferimos productos extranjeros? Ciertamente hay una influencia de la publicidad. Es lógico que alguien quiera beneficiarse con está homogenización. Está claro. Toda empresa busca ampliar su mercado, y si todos consumen un mismo producto, se tiene un mayor grupo de consumidores.

En ambos procesos hay un beneficio económico, pero sólo para unos pocos. En cambio si hay diversidad de productos, el beneficio se divide. En ambos casos habría generación de empleos. Pero en el primero, la concentración de capital es mayor. Considerando la rentabilidad de un mercado global versus uno local, en el segundo caso, nadie acumula tantas ganancias como en una multinacional.

Además tenemos el problema del empobrecimiento cultural. Uno de los productos globales más expandidos es la Coca-Cola. Dicha bebida se ofrece en muchos restaurantes del mundo. A veces no hay más opción. En mi caso, si puedo visitar otro país, me interesa conocer cosas nuevas y no ir a tomar Coca-Cola y comer en McDonald´s.

La globalización puede tomar un camino enriquecedor. El intercambio puede potenciar las costumbres locales. Si queremos mostrarle al mundo nuestra cultura, tenemos que presentarla de la mejor manera, y para esto hay que conocer bien nuestras tradiciones. En cambio si se toma un camino hacia la homogenización irreflexiva, la riqueza cultural podría perderse.

nomada.blogs.com
nomada.blogs.com

Al desconocer lo que tenemos, negamos su valor. “Al final conservamos sólo lo que amamos; sólo amamos lo que entendemos y sólo entendemos lo que nos enseñan”, según el poeta senegalés, Baba Dicum.

Robert Petitpas
Ingeniería Forestal UC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: