Documental: Apaga y Vámonos


Dirección: Manel Mayo
País: España
Año: 2005
Duración: 87 min.
Género: Documental
Intervenciones: Alhuen Antileo, Roberto Celedón, J. Domingo Puelma, José Milanao, Lonko Antolín, Alejandro Navarro, Pedro Cayuqueo, Mireya Figueroa

El viernes 1 de agosto se estrenó en Chile, en el Centro Arte Alameda, el documental “Apaga y Vámonos” del catalán Manel Mayol. A pesar de haber estado en 62 festivales a lo largo del globo y ganado siete premios, recién ahora, en 2008, se estrena en Chile (se mostró solo una vez en 2005 en el Festival de Cine de Valdivia).

Este documental trata sobre la construcción de centrales hidroeléctricas en la VIII Región, en el Valle de Ralco, por parte de ENDESA.Me llamó la atención ver que el interés inicial del director no era hablar del conflicto con los pehuenches, sino referirse a ENDESA y a los efectos de las transnacionales en un mundo globalizado.Sin embargo, algo pasó mientras filmaba el documental. La evidencia de cierto “arrase” que iba más allá de la inundación del territorio fue tan consistente, que inevitablemente el tema de los pehuenches se volvió central, tomando un protagonismo que Mayol nunca esperó.

Si bien es de suma importancia la variable medioambiental “pura” de este conflicto, me parece que el caso Ralco ilumina otros aspectos no menos importantes (y no menos ambientales) ligados a la ecología política. Me gustaría referirme a algunos de ellos en el presente artículo.

A la hora de tomar decisiones relativas a costos medioambientales y sociales, en Chile la discusión tiende a llevarse al plano científico y/o técnico. En el caso de Hidroaysén, por ejemplo, se discuten los efectos negativos del proyecto versus sus ventajas. Se dejan de lado muchas variables. Se suele discutir con información errónea (mucha gente piensa que la energía hidroeléctrica es una energía renovable y limpia, cosa que no es así). Por ello debe darse lugar al debate, dado que efectivamente, como país, tenemos que tomar ciertas decisiones (que más que técnicas, serán políticas) haciendo ciertos sacrificios.

Ahora bien, por lo visto en el documental, el caso de Ralco llama la atención. Nos enfrentamos aquí a un “arrase” total. No estamos antes visiones de mundo distintas, ante valoraciones de distintas variables. Ni siquiera ante modelos de desarrollo contrapuestos. Allí observamos que lo básico, el sustento de una sociedad democrática, la garantía básica para seguir discutiendo (y eventualmente viviendo juntos) es violentada.

Este caso ilustra cómo el Estado de Derecho chileno dejó de cumplir su misión básica: garantizar el cumplimiento y respeto de los derechos consagrados en su ordenamiento. Por ejemplo, los derechos de ciertas personas claves (consagrados en la Ley Indígena) fueron pasados a llevar. Ejemplos abundan: personas que firmaron contratos sin saber leer ni escribir; personas condenadas por la Ley Antiterrorista bajo extraños procedimientos y la presentación de pruebas insólitas; testigos presentados por los demandantes, muchos de ellos ocultos bajo pasamontañas; entre otros. Es más, el Relator Especial enviado por las Naciones Unidas, Rodolfo Stavevenhagen, declaró que hubo violación de los derechos humanos en la construcción de la Central Hidroeléctrica Ralco en el Alto Biobío.

En momentos como estos, en que se discuten proyectos como los de Hidroaysén, me parece fundamental recordar episodios como los de Ralco. Podemos criticar todo lo que queramos el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. Podemos pensar que en Chile muchas cosas andan mal, que están atrasadas, etc. Pero cuando lo más básico falla, cuando se trata de un interés tan poderoso (como el de ENDESA) y cuando pasa a ser lícito usar tácticas dignas de una película de Coppola, uno se pregunta por el sentido de tanto papel y norma, por la razón de ser de tanta regla y tanta discusión.

Así, la única defensa frente a este tipo de abusos es la que proviene de la ciudadanía. Una ciudadanía que se organiza, una ciudadanía que demanda información, transparencia y last but not least, justicia.

Colombina Schaeffer

Sociología UC.

    • Colombina

      La verdad no, ya que fue presentado hace bastante tiempo (2008) en Chile en el Centro de Arte Alameda. Quizás los de Ecosistemas (www.ecosistemas.cl) te pueden ayudar, ya que según tengo entendido ellos organizaron la actividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: