El peor mal menor


Las elecciones de fin de año probablemente serán recordadas entre las más fomes y tristes que hayan acontecido en Chile. De pronto muchos de los temas pendientes empiezan a hacerse presentes en un debate público tan pauteado y sanitizado, que la peor teleserie venezolana luciría sumamente natural a su lado.

La Concertación se tomó tan al pie de la letra, al menos desde su cúpula, la recomendación de ordenarse y poner orden, bloqueando posibles candidatos y manejando todo con subcódigos derivados del exceso de secreto, que cada vez se asemeja más su mesa directiva a una de las formas probadas más eficientes de organización: la mafia, y cierra filas alrededor del Padrino Eduardo.

Frei hace rato que viene maquillándose para esta foto y se anda colgando piercings de progresista, demostrando toda su disposición a liderar una revolución cultural, donde el aborto y la reforma a la Constitución son dos de sus bailarinas claves.

Me parece estupendo que estos temas entren en discusión y se de la oportunidad de remover las piezas oxidadas de nuestro kit democrático que hace rato claman por reparación. Sin embargo, no puedo sino desconfiar de Frei y de los intereses que lo posicionan como candidato. Frei cometió durante su mandato uno de los más autoritarios actos de represión y destrucción de los que mi generación pueda tener memoria al permitir la construcción de la central hidroeléctrica Ralco: represión contra las comunidades Pehuenches, y destrucción del Alto Bío Bío, una zona crítica en términos de biodiversidad. Los Progreso-Adictos dirán que sin Ralco Chile no sería lo que es hoy, pero sinceramente creo que no me gusta ese Chile de hoy, un país miedoso, mentiroso y abusador.

Luego de ese vergonzoso atropello a nuestra débil democracia e institucionalidad, que un relator de Naciones Unidas calificó de violación a los derechos humanos (aunque cueste creerlo), se marcó un precedente en la vulneración de derechos civiles, como los de la etnia Pehuenche, a favor de intereses económicos particulares. Sería interesante saber cuál será el lugar de la propiedad, las minorías, la naturaleza y la vida en todas sus formas en la propuesta constitucional de Frei.

La Patagonia tiembla por cada punto que Frei o Piñera suben en las encuestas. El primero tira fuegos artificiales, vistiendo sus camisas de colores y lanzando frases pomposas de republicanismo cuasi europeo; por su lado el segundo calla esperando el momento oportuno para dar su zarpazo, mientras que por el futuro de Chile y del planeta nadie da un voto.

Leonardo Valenzuela

Estudiante del Magíster en Asentamientos

Humanos y Medio Ambiente UC.

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: