Verdeseo

Excelente columna con pésimas noticias para Santiago


En la medida de lo posible

Un plan de descontaminación que permite más emisiones no es un paso adelante. Es como si, en materia ambiental, estuviésemos dispuestos a avanzar sólo ‘en la medida de lo posible’, cuando lo que corresponde es avanzar ‘en la medida de lo necesario’.

por Marcelo Mena / Gonzalo Blümel – 07/07/2009 – 11:00

En los últimos días han surgido voces cuestionando la eficacia del Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA) de la Región Metropolitana. Esto, debido a la inminente aprobación de la reformulación del plan, donde se reconoce, explícitamente, que este instrumento no podrá cumplir la meta de descontaminar Santiago para el año 2011, algo que se definió en 1997.

La situación es más compleja que eso. Pese a la reformulación, es posible estimar, a partir de datos oficiales, que las emisiones de material particulado grueso (PM10) excederán en más de cinco mil ton/año la meta fijada por el plan (25% de exceso). Esto se repetirá con otros contaminantes, lo que, en definitiva, hará imposible terminar con los episodios críticos y reducir las elevadas concentraciones de PM10 y ozono, que superan significativamente las normas y constituyen un grave riesgo para la salud de la población, en los plazos establecidos.

Anunciar un plan de descontaminación que permite sustancialmente más emisiones no es un paso adelante. Es como si en materias ambientales estuviésemos dispuestos a avanzar sólo “en la medida de lo posible”, cuando lo que corresponde es avanzar “en la medida de lo necesario”. Es decir, hasta lograr que se cumplan las normas.

Es por esto que tampoco se entiende la postergación de dos de las medidas más “costoefectivas” según el anteproyecto, como la introducción de un nuevo estándar regulatorio para las estufas a leña y la prohibición de quemas agrícolas en la RM a partir del 2010.

Asimismo, la reformulación del PPDA, una vez más, falla en un aspecto clave: no se hace cargo de los incentivos que enfrentan quienes emiten, es decir, no hay mayores costos asociados a la decisión de contaminar. Por ejemplo, comprar un auto ultra limpio no reporta ningún beneficio a su dueño (salvo la satisfacción personal).

Ante esto, ¿cuál es la alternativa? Además de remover tecnologías obsoletas (algo se incorpora tímidamente en relación al recambio de camiones y vehículos antiguos), es necesario incorporar mecanismos innovadores que traspasen los costos reales de contaminar por medio de instrumentos de mercado. Por cada garrote, una zanahoria. Esto, en conjunto con el congelamiento de las emisiones globales, permitiría encaminar una solución definitiva.

Una posibilidad es implementar un sistema de permisos de emisión transables que incorpore a los grandes emisores de la RM, lo que puede generar ahorros cercanos al 40% en relación a la estrategia vigente, de acuerdo a la evidencia internacional. También, sería interesante reflotar iniciativas planteadas en la versión original del plan y que no han sido consideradas hasta el momento, como la tarificación vial o correcciones a los permisos de circulación basados en las emisiones y al impuesto específico a los combustibles de acuerdo a estándares ambientales.

Lamentablemente, se observan muy pocos avances en esa línea en la reformulación del plan. Peor aun, la contaminación se extiende con fuerza a regiones, dejando de ser un problema monopólico de la capital. Actualmente, afecta a más de 15 ciudades, lo que se traduce en más de ocho millones de chilenos expuestos a esta compleja situación.

Si el foco del gobierno es la protección social, la protección ambiental debe ser considerada, entonces, con la máxima prioridad. ¿O acaso es casualidad el colapso en los consultorios y hospitales por enfermedades respiratorias durante los meses de invierno, justo cuando se intensifica el problema de contaminación del aire?

Fuente: http://www.latercera.com/contenido/895_151805_9.shtml

Para más información leer documento adjunto:

Relajo del PPDA agrava impactos en salud

Un Comentario

  1. Xaviera Ringeling

    Estoy totalmente de acuerdo. Es triste y hasta patético que como santiaguinos no seamos capaces de sumar 1+1 y darnos cuenta que debemos dar una solución inteligente y largo placista al problema del aire que tanto nos daña la salud y la calidad de vida. Claramente esto no lo vamos a lograr con el nuevo plan, en cambio las propuestas de este artículo son RAZONABLES. Atinemos de una vez por todas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: