Tierra de Oportunidades


Hace unos días vi a Morgan Freeman explicándole a una chica el sentido de la felicidad en su dimensión más concreta, la de las oportunidades. Ser feliz no es asunto de chispazos trascendentales, sino más bien de contar con las chances concretas para libremente ejercer derechos y actualizar nuestros sueños y potenciales más preciados.

Morgan Freeman, ejerciendo de Dios en la película “Evan Almighty”, le trata de explicar a la esposa del Neo Noé hasta que punto su frustración se debe a que ella no ha sido capaz de hacerse las preguntas adecuadas ni ha sabido adecuadamente lidiar con sus deseos. El problema de fondo estaba en que ella pedía que las cosas simplemente pasaran, mientras que Morgan “Dios” Freeman le hacía notar que lo importante está en tener garantizadas las oportunidades para poder hacer que las cosas ocurran.

Sin lugar a dudas el problemilla aquí planteado es bastante viejo, aunque muchas veces empleado para ejemplificaciones ambiguas y con fines políticos dudosos. Probablemente sea frente al rol del Estado donde se hace más patente el asunto, no es raro enfrentarse a aquellos debates entre los que promueven que esta mega institución debería encargarse de entregar a las personas los trozos faltantes para lograr los mínimos vitales, versus quienes promueven que el Estado debería nivelar la cancha para que todas y todos podamos tener las mismas oportunidades de jugar en las grandes ligas. Desafortunadamente estos discursos se ven usualmente mezclados y las herramientas se confunden con los fines, encontrándonos con modelos donde el emparejamiento de la cancha es asimilado a la compra de parches curita para los que siguen jugando en el lado de tierra de la cancha.

Hace unos días renunció el Intendente de la sexta región, luego de que se descubriera que una secretaria de su partido solicitaba a los encargados de los servicios públicos de la Intendencia, los datos de todas las personas que recibían beneficios de parte del Estado. El fenómeno es algo así como un paternalismo clientelista de la era de la información, la constatación  misma del negocio del Poder, que termina con las declaraciones del presidente de ese partido señalando que en Chile hay cosas inapropiadas que no son ilegales. El señor aquel, con toda desfachatez reconoció que ellos hacían uso de información privilegiada para extorsionar a personas cuyos niveles de necesidad son tales que requieren asistencia del Estado. Es difícil pensar que con tan buen negocio, en algún momento existirá la voluntad concreta de dar un paso más adelante para terminar con esa clase de pobreza que alimenta las ansias de poder de ciertos grupúsculos.

Y es que nos enfrentamos a profecías autocumplidas, señalamos que esas personas son tan pobres y están tan fuera del sistema que generamos un sistema paralelo para confirmar su exclusión. Otro caso relevante corre cuando señalamos que Chile no puede ser un país con base industrial sustentable porque la gente no está suficientemente educada o no contamos con la tecnología o el capital, de modo tal que se sigue invirtiendo en extracciones de materias primas, demandando trabajadores con mínimas calificaciones y ejerciendo consiguientemente una presión mínima sobre los modelos educativos del país. En este aspecto es destacable lo que ocurrió hace 16 años en el marco de la elección presidencial de 1993, Manfred Max Neef en ese entonces promovía como parte de su programa de gobierno que Chile apostara por las energías renovables como una alternativa de desarrollo nacional. El señor aquel planteaba que Chile poniendo su esfuerzo en la investigación y desarrollo de innovaciones energéticas podía convertirse en un líder mundial. Sin embargo, la mayoría de Chile se arrimó al tal Frei Ruiz-Tagle que no innovó ni desarrolló a este país, sino que muy por el contrario lo desmenuzó en pedacitos para regalarlo a inversionistas extranjeros en el marco de un supuesto realismo político. Hoy cuando Chile se encuentra frente a la oportunidad de dar pasos firmes hacía vías más sustentables de desarrollo esta misma pesadilla se aparece imponiendo represas y energía nuclear.

Y es que ese realismo antes nombrado es el que está agotando las paciencias y los recursos de este país. Los señores de la “medida de lo posible” o del desarrollo que no se detiene por “consideraciones ambientales” han ido domando las conciencias y exterminando nuestros potenciales creativos, de algún modo se plantea que no nos molestemos en pensar, ellos siempre saben lo que es más conveniente. De este modo criamos varias generaciones de personas con necesidades tremendas de expresarse, pero de expresarse escolásticamente para conseguir la aprobación del que está más arriba. No producimos nada nuevo, sólo buscamos la cara de aprobación del que sabe todas las respuestas. Luego si llegamos a subir un poquito, no nos molestamos en buscar nuevas respuestas, total ya está todo dicho, y nos terminamos especializando en abusar y humillar a todo el que se quiera “subir por el chorro”.

El país que ha ido tomando esa forma ofrece oportunidades restringidas, obliga a las personas a arrodillarse por migajas y a verse sometidas constantemente a la Razón de Estado. Un país con esas cualidades no ofrece un luminoso porvenir y más bien se convierte en la prolongación exhausta del grisáceo autoritarismo. Es por ello que soñar es hoy en día tan relevante, dejar de lado las profecías autocumplidas y dejar de lado toda la patraña conservadora que nos pone la patita encima e impone señores rancios como chantaje pasado a moralina.

Amo la posibilidad que tiene Chile hoy de dar su gran saltito, de conciliar extremos y salir sin miedo a abrir los caminos de un futuro más brillante. Este país tiene opciones concretas de ser más y hacer las cosas mejor, destapar las oportunidades para que todo el potencial guardado salga a la luz y podamos disfrutar de todo lo que tenemos sin tener que llorar por las carencias que nunca llenaremos.

Leonardo Valenzuela

Sociólogo UC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: