“Es muy probable que reconstruyamos ciudades fantasmas”


Incluso si abstraemos el problema de los conflictos de interés, no se puede más que mirar con preocupación la ausencia de algunos temas en la agenda de la reconstrucción. El énfasis se está poniendo, en forma evidente, en las edificaciones. Sin embargo, tanto la experiencia post-desastre en Chile como a nivel internacional señalan la importancia de partir por la recuperación del trabajo. En este punto resulta fundamental ligar las discusiones sobre cómo financiar la reconstrucción – una discusión que puede resultar demasiado abstracta – con la realidad concreta de nuestras ciudades y la recuperación de las actividades urbanas cotidianas, que son el sustento para la existencia de los asentamientos afectados.

PENSAR LA RECONSTRUCCIÓN DESDE EL TRABAJO

En el equipo RECONSTRUYE participamos en marzo en el World Urban Forum realizado en Río de Janeiro, para compartir experiencias sobre cómo reconstruir después de desastres naturales, en casos como el tsunami de Asia el 2004, Katrina 2005 o actualmente Haití. Hay décadas de experiencia acumulada en instituciones como Cooperative Housing Foundation International, US AID, Habitat for Humanity, Red Cross and Red Crescent International Federation. La totalidad de estos referentes señalaron enfáticamente que la prioridad, además de brindar alojamientos de emergencia, es recomponer el tejido productivo. La experiencia local dice lo mismo: el mejor ejemplo es el desastre de la Calle Serrano en Valparaíso, ocurrido el 2007. De la experiencia de la reconstrucción se aprendió que no sirven inversiones públicas en infraestructura y espacio público si es que no hay un programa potente de fomento productivo. Allí se construyó una “calle bonita”, pero que hoy permanece abandonada a tres años del suceso. ¿Se corre este riesgo con los actuales planes de reconstrucción?

La respuesta no parece ser muy alentadora. Según lo señalado por el MINVU, los planes deberán generar, en un plazo de 90 días, básicamente tres productos: (1) Un ejercicio de proyectar la imagen urbana de la reconstrucción y generar sugerencias a los Instrumentos de Planificación Territorial (IPT), (2) una cartera de proyectos de inversión pública y (3) una obra seleccionada para estar financiada y en ejecución en octubre.

Puede esgrimirse, como razón para no incluir la recuperación productiva, que este aspecto corresponde al Ministerio de Economía. El presidente Piñera planteó desde esta cartera varias medidas, que no han estado exentas de polémicas. En concreto, hay un programa para las PYMEs que consta de un subsidio entregado como co-financiamiento administrado por SERCOTEC (US$40 millones que beneficiarán a 5 mil microempresarios con ventas anuales inferiores a 2.400 UF y daños causados en sus negocios), un Fondo de Cobertura para la Reconstrucción administrado por Corfo (US$120 millones para garantizar créditos bancarios) y US$20 millones que serán administrados por las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR) para generar mayor competencia entre las entidades financieras.

Aparentemente no existe ni coordinación entre los planes del MINVU y el MINECON, ni planes específicos de fomento productivo por ciudades. Este punto es crítico puesto que las bases económicas originales de las ciudades afectadas son profundamente diferentes: Constitución absorbida por las empresas de celulosa de Arauco; Talca eminentemente comercial; tantas otras asociadas a la agricultura de exportación. Todo esto ha quedado destruido. Una reciente investigación de CIPER retrata de manera muy clara la situación en la ciudad de Talca: “la gente ha quedado sin casa y sin trabajo. Hemos contabilizado 1.200 personas que no recibieron sus sueldos en marzo”. Aparte de las casas de adobe que se han venido abajo, posiblemente lo más visible en Talca es el cierre de muchos locales comerciales de todo tipo. Dado que la coordinación inter-sectorial para operar en el ámbito urbano había sido una bandera de lucha del equipo programático de la actual administración,  éste sería el mejor momento para cumplir con lo prometido.

El problema de los comerciantes para continuar sus actividades ha desencadenado un problema gigantesco de precio de suelo que es difícil de abordar. Se lee en el artículo  del CIPER arriba mencionado: “La presión por los arriendos ha disparado los valores. En parte se debe a que los servicios públicos han salido con urgencia a buscar locales, porque no pueden dejar de funcionar. Y no es que los propietarios hayan subido los precios, sino que hay gente que ofrece hasta el doble de lo que tú pides con tal de que le reserves”.

Para una ciudad comercial como Talca, parece una calle sin salida. La principal variable de valorización para el comercio es la ubicación, la cual muchas veces estaba determinada por los arriendos. El tejido socio-productivo era una compleja y fina red tremendamente frágil, que funcionaba a través de antiguos dueños empobrecidos que arrendaban, rentas para sobrevivir, familias vulnerables que participaban de este tejido para estar cerca de los servicios… ¡y del trabajo! Atendiendo a lo anterior es que cualquier intervención en este sentido resulta tremendamente complicada: los precios de suelo se determinan por la disponibilidad de la oferta y sobre todo por la capacidad de pago de la demanda, por lo que alternativas como subsidios para los comerciantes sólo agravarían el problema, subiendo más los precios de suelo. La situación de los comerciantes podría no tener vuelta atrás, lo que terminará afectando a gran parte de la ciudad sin sustento económico.

Esta gran complejidad siempre está presente en este tipo de situaciones, por lo que la experiencia internacional ha desarrollado alternativas interesantes. Una  de ellas, presentada en el World Urban Forum, corresponde a los Community Resources Center desarrollados por Habitat for Humanity (HfH), que están siendo implementados actualmente en Haití. En este caso, en HfH desarrollaron una metodología de trabajo centrada, mucho más que en la unidad de vivienda completada, en ser facilitadores del proceso de reconstrucción entendiendo la cadena de valor en torno a la vivienda, en base al proceso de “construcción social del hábitat”. Se trata de “clusters” que proveen diferentes servicios y recursos comunitarios. Se agregan labores de incubadora de pequeños negocios, especialmente en el caso de Haití donde con urgencia se busca componer un tejido productivo prácticamente inexistente. Otras instituciones como la Cooperative Housing Foundation, con más de 50 años de experiencia, señalan que la reconstrucción es una oportunidad para re-distribuir riqueza al aprovechar la demanda para conformar pequeñas empresas familiares, por ejemplo, en vez de aniquilar sus oportunidades entregando los procesos a los “gigantes de la industria”, generando de paso mayor concentración económica y desigualdad.

Hasta el momento, este tipo de enfoques no se escucha en el caso chileno. Estrategias como las aquí mencionadas constituirían alternativas para la aplicación concreta de medidas genéricas del gobierno. Sin embargo, no hay agendas gubernamentales claras que incluyan estas acciones. El tejido socio-productivo se basa en cadenas de valor y patrimonios interrelacionados que igualmente están afectados y bajo amenaza de ser arrasados; el reportaje de CIPER deja al descubierto las presiones de inmobiliarias santiaguinas para comprar a mitad de precio aprovechándose de la situación de los afectados.

DUDAS SOBRE LOS PLANES

Los planes presentados por el MINVU, como el de Arauco para Constitución o la información indicando que CENCOSUD financiaría el plan de Talcahuano, generan algunas dudas al no señalar el papel de los grandes grupos económicos mandantes y ejecutores luego de entregados los planes. ¿En qué posición queda CENCOSUD luego de haber definido la imagen objetivo y la cartera de inversiones, para potenciar la instalación del retail? Está empíricamente comprobado que un Supermercado genera una oferta contra la cual el pequeño comercio no puede competir. Si bien el argumento de generar trabajo puede servir para apoyar la instalación de locales de CENCOSUD, ¿cuáles son sus consecuencias en términos de la sostenibilidad del tejido socio-productivo? ¿Cuántos trabajos, fundamentalmente PyMEs, dejarán de tener sustento a cambio de los empleos de cajeros, reponedores y trabajos de limpieza generados en un Jumbo o Easy? Los niveles de información entregados dejan esas dudas instaladas, y lamentablemente alimentan desconfianzas por parte de la ciudadanía, que no ve un alivio en los planes de reconstrucción, sino quizá todo lo contrario.

Por un lado, está la compra de terrenos céntricos para especular con el suelo; por otro lado, el grueso de las empresas constructoras e inmobiliarias se sostiene sobre la base del negocio de la expansión urbana, sin que la densificación del centro haya sido una alternativa demasiada usada hasta ahora. Ya existían críticas al nuevo plan regulador y existe poca claridad respecto las empresas que apoyarán el plan en Talca bajo el modelo MINVU, aunque el Alcalde Juan Castro dijo que de parte de ellas “se eligió a Talca porque el grupo Hurtado y Vicuña tiene relaciones empresariales con la comuna y la región” (Diario El Centro, 28 de abril).

Independientemente de la poca información respecto a los objetivos específicos, metodologías y alcances de los planes descritos arriba, lo cierto es que el panorama probable para una ciudad como Talca es que la oferta más rápida de viviendas se dará en la periferia – y por lo tanto la demanda encontrará alternativas prácticamente en forma exclusiva por esta vía, al menos durante el 2010 – mientras que, en contraste, tendremos un centro con terrenos vacíos comprados por grandes inversionistas inmobiliarios, que se mantendrán como sitios eriazos mientras “engordan” a la espera de la rentabilidad adecuada para construir. Para cerrar el círculo, un centro abandonado es el golpe que remataría a cientos de comerciantes.

*Una versión extendida de estas mismas ideas se encuentra disponible en http://www.plataformaurbana.cl con título “Qué reconstruir: el riesgo de las ciudades fantasmas”

Nicolás Valenzuela Levi

Coordinador General RECONSTRUYE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: