Embajador Chileno Amenaza la Existencia de Ballenas


Probablemente habrán tenido alguna referencia respecto a la campaña que ONG´s chilenas están llevando adelante para frenar la propuesta de cuotas de captura para la industria ballenera. Esta campaña surge frente a la inminencia de una nueva negociación en la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que podría llevar a abrir un nuevo flanco de peligro a la conservación de los cetáceos. Negociación que se abre en gran medida sobre la base de la propuesta que ha sido presentada por un embajador chileno.

La propuesta que ha abierto esta controversia fue presentada por el embajador de Chile en Paraguay Diego Maquieira, en su calidad de presidente de la CBI. Esta propuesta pretende asignar cuotas de captura comerciales, adicionales a las que ya hoy en día son entregadas para dudosos fines científicos. Esta medida levantaría la moratoria contra la caza de ballenas por una década, permitiendo ganancias fastuosas a las balleneras, al mismo tiempo que estableciendo una amenaza explícita a los pocos individuos que aún sobreviven. Esta medida además se presenta como un despropósito frente a las recientes acciones de Chile en materia ballenera, al abrirse la posibilidad de que se puedan capturar ballenas en el Santuario Ballenero Austral.

El argumento de Maquieira es que dada la precariedad en la que ha caído la industria ballenera, ésta se ha convertido en una amenaza para los lugares en donde se lleva a cabo la captura de los mamíferos, particularmente el área próxima a la Antártica. Las embarcaciones que son utilizadas en la actualidad no reúnen según el las condiciones de seguridad mínimas para evitar accidentes derivados de las peligrosas cargas de combustible que transportan estos buques. Según Maquieira esta propuesta permitiría inversiones en equipamiento que permitirían subir los estándares de calidad de los buques, al mismo tiempo que a través de las cuotas se le daría una seguridad a los inversionista respecto al rendimiento del dinero que depositen en esta clase de proyecto.

La medida y la argumentación planteada por Maquieira tiene implícito un juicio positivo hacia la industria ballenera, puesto que está gestionando un salvavidas para un negocio que a estas alturas de la civilización debería haber sido borrado del mapa por su brutalidad. Maquieira plantea que es necesario subvencionar con nuestra biodiversidad global, una actividad que es desarrollada casi exclusivamente por países que se encuentran dentro de los más ricos del mundo. La lógica Maquieira de asignar propiedad sobre las ballenas es similar a la de las hipotecas salmoneras que hemos tratado con anterioridad, se trata de una medida injusta y desproporcionada cuyos costos eventuales superan con creces las relativas ganancias que su promotor asegura que podrían lograrse. Maquieira quiere mantener con vida a una actividad asesina que no es capaz de sostenerse por sí misma, una actividad ampliamente rechazada en el mundo que es prueba del más horrible salvajismo que la humanidad es capaz de exponer.

Aplaudo que Greenpeace haya hecho entrega del Condorazo Ambiental 2010 a Maquieira por la criminalidad implícita en sus intenciones de dar curso a una nueva matanza de ballenas. También aplaudo la iniciativa de Cero Caza de Ballenas que se encuentra sumando apoyos para dar su más rotundo rechazo a la propuesta Maquieira en la próxima reunión de la CBI en Marruecos durante este mes. Les invito a sumarse a la campaña y a manifestar su rechazo y repudio a las acciones de este embajador que hoy en día francamente nos avergüenza.

Leonardo Valenzuela, Sociólogo UC

Un Comentario

  1. Eduardo

    Es realmente alarmante el tema, ya que desde hace bastante tiempo la CBI recibe presiones internas por parte de Japón para legalizar la actividad ballenera. El principal motivo pasa por un hecho catastrófico que es un secreto a voces: La industria pesquera tiene los años contados. Se estima que dentro de 40 años la industria pesquera podría caer en una crisis económica sin precedentes por la sobreexplotación de los mares a nivel mundial, y en Japón ya se está haciendo notar este fenómeno. Los industriales japoneses están viendo cómo sus reservas pesqueras están disminuyendo, y para ellos la mejor forma de impulsar nuevamente éste, que es uno de sus principales capitales, es cazando cetáceos. Para ello se ha recurrido a prácticas completamente ilegales como la venta de carne de cetáceo re-etiquetada como si fuera carne de pescado, o la nula inspección de los niveles de plomo de esta carne, que es muy alto. Los japoneses tienen los ojos puestos en nuestros mares, saben que tenemos uno de los pocos lugares del mundo donde pueden hacer resurgir su industria pesquera, y no dudarán en comprar los votos de países subdesarrollados para poder hacer valer sus intereses. Es lamentable que Chile caiga en este juego macabro, Ecuador ya lo hizo entregándole su voto a los japoneses y no podemos permitir que más países del cono sur se sigan sumando a esta iniciativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: