¿Bloqueo contra el terrorismo o bloqueo terrorista?


Mientras es cierto que Israel busca defenderse de un enemigo poderoso que hace la guerra por medios terroristas con un total desinterés por los derechos humanos, el comportamiento de Israel se está volviendo igualmente terrorista e igualmente desinteresado en cuidar los derechos humanos.

Ya sabía John Locke en 1690 que las personas no son buenos jueces en sus propias causas. Según este filósofo, hay una tendencia humana a dejarse llevar por el amor propio y a ser parcial con uno mismo y con los amigos. A la vez, insistía en que las pasiones y la sed de venganza nos llevan a castigar exageradamente a otros. De esto, pensaba Locke, sólo puede surgir la confusión y el desorden.

Es precisamente confusión y desorden lo que va a surgir en el panorama internacional si Israel no acepta una investigación imparcial de su ataque a la flotilla de Free Gaza en aguas internacionales. La idea del juez imparcial de Locke no es una noción empolvada y perdida en viejos tomos de filosofía política. Al contrario, ha pasado a ser un principio de sentido común en toda sociedad con algún respeto por la justicia. Para la sorpresa y el espanto de la comunidad internacional, es ésta idea la que Israel acaba de echarse al bolsillo.

xavi foto2

El 6 de Junio embajador israelí en Washington, Michel Oren, declaró que Israel no participará en ninguna investigación internacional sobre lo sucedido en el asalto a la flotilla de ayuda humanitaria para Gaza. Oren comunicó a la cadena de televisión Fox News que Israel tiene el derecho y la habilidad de investigar a su propio ejército y que se está discutiendo con la administración de Obama como se llevará a cabo la investigación. Como si fuera poco, el embajador sostuvo que Israel no se disculpará por lo sucedido.

Tanto Gran Bretaña como Francia han urgido a Israel a aceptar una investigación internacional (BBC News), pero Israel se mantiene sorda ante las peticiones internacionales. Su versión de los hechos es que sus comandos fueron atacados con barras de hierro y cadenas por extremistas religiosos que se hacían pasar por activistas. Según Michael Oren, a estos hombres se les había pagado y estaban equipados para atacar a Israel. El embajador afirma que la “turba que atacó a las fuerzas especiales israelíes” tendió una trampa para provocar el incidente y la subsecuente presión internacional para poner fin al bloqueo de Gaza (New York Times). Además, afirman los israelíes, sus militares usaron mínima fuerza letal para defenderse (BBC News).

¿Si los militares israelíes son unas meras víctimas de una trampa maquinada por fuerzas terroristas, entonces por qué no dejar que el suceso se investigue de manera imparcial para mostrar al mundo su inocencia? Si el caso es investigado por Israel y se llega a la conclusión de que los militares sí fueron atacados por fuerzas terroristas, la opinión pública internacional no será convencida de ello, pues Israel no puede ser imparcial en la investigación de un caso en que tantos de sus intereses están en juego. Lo que parece demostrar esta actitud es simple y llanamente la culpa de los militares israelíes, pues si no hubiera nada que esconder, lo más conveniente sería aceptar una investigación internacional. Es más, ya hay información que contradice la versión israelí de que sus comandos actuaron en defensa propia usando un mínimo de fuerza letal. Durante el examen de los nueve cuerpos de las víctimas se encontraron treinta balas. Una de las víctimas tenía cuatro balas en la cabeza disparadas a corta distancia (BBC News). ¿Cómo esto califica como mínima fuerza letal? Cuesta imaginarlo.

xavi foto 1

Confusión, desorden y sobretodo sangre y lágrimas es lo que las acciones de Israel y su subsiguiente negativa a aceptar la investigación de una comisión internacional van a traer. Este no es el camino para la paz ni para la seguridad del pueblo israelita. Al contrario, sus acciones de la última semana han jugado a favor de fuerzas enemigas: minando su imagen pública, alejando a sus aliados y debilitando sus relaciones internacionales. Hasta en EE.UU., tierra de sus más fieles aliados, han surgido diversas críticas al comportamiento de Israel esta última semana. El columnista para el New York Times Nicholas D. Kristof, comenta que las acciones de Israel antagonizan su base de apoyo en los EE. UU. y que el manejo de la situación el 31 de Mayo fue extremadamente torpe y autodestructivo.

Me gustaría sumar lo que me han transmitido distintas personas aquí en Boston. Muchos sienten que Israel se está convirtiendo en una piedra en el zapato para EE.UU., pues profundiza sus conflictos y tensiones con el mundo árabe. Además, la corresponsal Taghreed El-Khodary para el diario New York Times en Gaza, afirma que la moral de los dirigentes de Hamas se ha levantado después del ataque a la flotilla de Free Gaza; se sienten más poderosos y capaces que nunca. El- Khodary afirma que el ataque es un regalo israelita a Hamas.

No podemos olvidar el contexto en que se produce el ataque israelí a la flotilla de ayuda para Gaza, a saber: el bloqueo de Israel y Egipto a la franja de Gaza desde Junio del 2007.

El objetivo de Israel es debilitar a la organización de Hamas y recuperar al soldado capturado Gilad Shalit. Además, Israel argumenta que el bloqueo es necesario para evitar que misiles y otro tipo de armas sean apropiados por Hamas y sean usados en contra de Israel.

Sin embargo, no son sólo armas lo que los israelíes no han dejado pasar a Gaza. Desde el boqueo el flujo de bienes es un cuarto de lo que solía ser en Diciembre del 2005 (BBC News). Aunque no hay una lista oficial de los bienes que pueden entrar a Gaza, se ha bloqueado el acceso de materiales de construcción, útiles de estudio como cuadernos y lápices, instrumentos musicales, comida en lata, pelotas de fútbol, jugo de fruta, ampolletas, velas, ropa, zapatos, te, café, shampoo, bálsamo, chocolate y otros. Todos estos bienes han sido frenados por ser artículos de lujo o por que pueden ser usados para la construcción de armas. La única justificación de Israel para esto es que ellos no prestarán ayuda a una organización terrorista. No obstante, el bloqueo está minando las condiciones de vida de un millón y medio de civiles. Tanto el acceso a alimentos, como la educación y la salud se han deteriorado a niveles insostenibles.

Un 61% de las personas tienen un acceso inseguro a la nutrición básica; un 80% de los hogares depende de algún tipo de ayuda alimentaria, el desempleo está en el 38.6% y por esto, muchas personas no pueden costear la comida que está disponible, un tercio de los niños menores de cinco y de las mujeres en edad fértil sufren de anemia (BBC News).

Es cierto que Israel busca defenderse de un enemigo poderoso que hace la guerra por medios terroristas con un total desinterés por los derechos humanos. Pero el comportamiento de Israel se está volviendo igualmente terrorista e igualmente desinteresado en cuidar los derechos humanos. Mientras esta nación no deje de castigar a civiles y de actual por sobre la ley internacional, no puede considerarse moralmente superior que Hamas. El bloqueo de Gaza originalmente ideado como un bloqueo contra el terrorismo, se ha convertido, en un bloqueo terrorista.

Xaviera Ringeling

Desde Boston, 6 de Junio del 2010

Un Comentario

  1. Xaviera Ringeling

    Entre el 6 de Junio y hoy, Israel a puesto en marcha su propia investigación sobre lo sucedido el último 31 de Mayo. Los israelíes, apoyados por el gobierno de Barack Obama argumentan que la investigación es justa, seria y creíble; lamentablemente esto no es cierto. La investigación es liderada por Yaakov Tirkel, ex Juez de la Corte Suprema Israelí, y cuenta con la participación de dos observadores, quienes supuestamente velarán por la imparcialidad de la investigación, pero tienen muy poca ingerencia en la toma de decisiones. Además, uno de ellos es David Trimble, quien recientemente ayudó a inicial la campaña de “Amigos de Israel” (The Hill). ¿Representa él los intereses de las victimas del ataque israelí? Caben gigantes dudas. De hecho el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, insiste en que la comisión investigadora no ha logrado aún credibilidad internacional (Eurasia Review). También nos gustaría destacar que la misma editorial del diario israelí Haaretz declara que “Los esfuerzos del gobierno para evitar una investigación minuciosa y creíble del asunto de la flotilla parecen más y más una farsa” (Haaretz). Al parecer, todavía, no habrá justicia para los activistas de Free Gaza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: