1. Cris A. A.

    Resulta verdaderamente increíble por lo patético y descarado el modo como la Inquisición progresista vigente en nuestra prensa y en nuestra sociedad envía directamente a la hoguera, sin considerar en lo más mínimo sus antecedentes (20 años dedicado a la promoción seria de documentales acerca de nuestra naturaleza y ecología verdadera, no aquella al servicio de las ideologias políticas), a Sergio Nuño por el sólo (e imperdonable) hecho de haber discutido la “verdad oficial” que la izquierda intenta imponer ante la sociedad, ésta es, la maldad sin medida de la empresa privada como agresora del medio ambiente. El pobre e ingenuo Nuño osó cuestionar la muy provechosa utilización política izquierdista de la ecología, que tantos réditos le ha dado en su lucha por el poder, olvidando que, parafraseando tal como decia el compañero Presidente Allende hace 40 años refiriéndose al objetivo final del periodismo, la ecología no debe estar al servicio del medio ambiente, sino que de la “Revolución”.
    Seguramente a quien escribe este post, escandalizado por la actitud de Sergio Nuño de intentar mostrar una “verdad incómoda” respaldada por estudios de universidades chilenas como la de Concepción y la U Católica de que los cisnes murieron y migraron ANTES de la intervención de CELCO por el agotamiento de su alimento principal, el luchecillo, no le debe molesttar en absoluto la ausencia de manifestaciones ciudadanas contrarias a la Termoelectrica Pirquenes, de Laraquete (donde, mas bien se realizan marchas de “apoyo”), pues ésta es propiedad de dos amigos del ex candidato socialista Marco Enriquez Ominami. Cuando detrás de una termoelectrica hay capitales socialistas, su contaminación literalmente se hace humo.
    Esa paradoja y doble standard sin duda no molestan al redactor de este blog, más preocupado de castigar la insolencia de Sergio Nuño a causa de su falta de comprensión de la ley física-biológica que dice que “ante un desastre ambiental, la culpa siempre será de alguna empresa privada”. Y, como decía otro prócer de la ecologia ( o de la izquierda, que a esta hora es casi lo mismo) Mao Tse Tung, “cuando hay voluntad de condenar, las pruebas terminan apareciendo “.

  2. Cris A. A.

    Resulta verdaderamente increíble por lo patético y descarado el modo como la Inquisición progresista vigente en nuestra prensa y en nuestra sociedad envía directamente a la hoguera, sin considerar en lo más mínimo sus antecedentes (20 años dedicado a la promoción seria de documentales acerca de nuestra naturaleza y ecología verdadera, no aquella al servicio de las ideologias políticas), a Sergio Nuño por el sólo (e imperdonable) hecho de haber discutido la “verdad oficial” que la izquierda intenta imponer ante la sociedad, ésta es, la maldad sin medida de la empresa privada como agresora del medio ambiente. El pobre e ingenuo Nuño osó cuestionar la muy provechosa utilización política izquierdista de la ecología, que tantos réditos le ha dado en su lucha por el poder, olvidando que, parafraseando tal como decia el compañero Presidente Allende hace 40 años refiriéndose al objetivo final del periodismo, la ecología no debe estar al servicio del medio ambiente, sino que de la “Revolución”.
    Seguramente a quien escribe este post, escandalizado por la actitud de Sergio Nuño de intentar mostrar una “verdad incómoda” respaldada por estudios de universidades chilenas como la de Concepción y la U Católica de que los cisnes murieron y migraron ANTES de la intervención de CELCO por el agotamiento de su alimento principal, el luchecillo, no le debe molesttar en absoluto la ausencia de manifestaciones ciudadanas contrarias a la Termoelectrica Pirquenes, de Laraquete (donde, mas bien se realizan marchas de “apoyo”), pues ésta es propiedad de dos amigos del ex candidato socialista Marco Enriquez Ominami. Cuando detrás de una termoelectrica hay capitales socialistas, su contaminación literalmente se hace humo.
    Esa paradoja y doble standard sin duda no molestan a este blog, más preocupado de castigar la insolencia de Sergio Nuño a causa de su falta de comprensión de la ley física-biológica que dice que “ante un desastre ambiental, la culpa siempre será de alguna empresa privada”. Y, como decía otro prócer de la ecologia ( o de la izquierda, que a esta hora es casi lo mismo) Mao Tse Tung, “cuando hay voluntad de condenar, las pruebas terminan apareciendo “.

    • La crítica a Sergio Nuño no pasa por cuestionar ninguna “verdad establecida” a mi juicio. La crítica a Sergio Nuño dice relación con alguien que decide hacer un documental y mostrar sólo una visión de un tema controvertido, dejando de lado, por ejemplo, otros estudios de muchas otras universidades sobre el tema de los cisnes. Además, no me parece que se pueda ser tan inocente y pensar que en todo esto nada tuvo que ver que la empresa le pagara y usara sus imágenes en un juicio en curso. Pero vamos más allá, todo eso es admisible y como el mismo Nuño señaló, él es un documentalista y nadie lo puede obligar a mostrar todos los puntos de vista, sino que puede, si quiere, mostrar una visión (o su visión) de los hechos. ¡Adelante! Pero no se olvide de que está jugando en la palestra de lo público, o sea, sométase entonces a la opinión pública. Eso es lo público, eso es democracia. Diga lo que piense, exprésese, pero también reciba los comentarios y opiniones al respecto (sobre todo de los afectados). Que se arme la discusión, intercambiemos puntos de vista, críticas y visiones. ¿Por qué ponerse como víctima de una situación? Hay personas a las que les pareció que lo que hizo está mal. Que está mal porque no es ético presentar visiones de esa manera en un canal público, que está mal porque dejó visiones de lado, etc. No sé por qué ese problema con discutir y asumir las consecuencias de lo dicho y compartido en público.

      Respecto de los comentarios sobre la orientación “izquierdista” de este blog, me gustaría que se señalara explícitamente cuándo hemos tomado partido por proyectos contaminantes en función de quién los lleva adelante. La verdad no recuerdo publicaciones en las cuales se avalen termoeléctricas o en que haya un apoyo a la “impecable” gestión y sustentabilidad ambiental de la Concertación. Al contrario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: