Las propuestas del CADE y la opción nuclear


Las recientes recomendaciones del Consejo Asesor para el Desarrollo Eléctrico (CADE) han planteado la conveniencia de que Chile opte por la energía de fuente hidroeléctrica  y se considere como viable la opción por la energía nuclear. Estas formulaciones, que son cuestionadas por grupos ambientalistas y algunos académicos, permiten dilucidar cómo el movimiento ambiental chileno se articula también en función de criterios y de justicia social.

Existe consenso que en Chile la temática ambiental se ha instalado definitivamente como una problemática compleja y cuya consideración se hace necesaria para la comprensión de varios  de los acontecimientos que están ocurriendo en la actualidad. Muchas de las preocupaciones que existen en lo que llamamos política verde se encuentran en las demandas que se han planteado en las movilizaciones ciudadanas (ver “El Giro verde de la política chilena”) y que van más allá de la mera protección a la naturaleza; esto en la medida que han incorporado en sus diagnósticos y propuestas criterios sociales relacionados con la justicia social y la equidad. Es en función de estas constataciones que surgen discrepancias en relación a ciertas recomendaciones del CADE.

El movimiento medio ambiental está demandando y construyendo diagnósticos sobre la realidad nacional, que se relacionan y cobran relevancia en función de la articulación de sensibilidades en pro de la justicia social y la protección de la naturaleza. Justamente son estos elementos los que han acompañado los discursos políticos del movimiento ambiental desde por lo menos 20 años atrás y son los que actualmente encontramos en los cuestionamientos a proyectos como el de HidroAysén, Pascua Lama,La Greda e Isla Riesco. Son estos mismos criterios los que proyectan la discusión crítica sobre la generación eléctrica en base a la energía nuclear en Chile.

En sectores nacionales ha despertado inquietud el informe del CADE que plantea una serie de recomendaciones, las que se presentan como fundamentales de un modelo de generación eléctrica que permitiría abastecer la (supuesta y proyectada) alta demanda energética chilena; disminuyendo el costo de la energía eléctrica domiciliaria, abasteciendo de energía eléctrica el sector exportador y ayudando a la reducción de los gases de efecto invernadero. Entre las opciones que el panel de expertos expone se encuentran la utilización del potencial hídrico para la construcción de grandes represas, la definición nacional de una política de reducción de gases de efecto invernadero, la independencia energética y la viabilidad de continuar con los estudios para posibilitar la opción de una futura instalación de reactores nucleares en Chile. Es precisamente la recomendación recién señalada la que, junto a otras, ha despertado  aprensiones de parte de actores socio ambientales.

Haciendo un ejercicio de compresión de los cuestionamientos al informe del CADE, emitidos desde la Comisión Ciudadana Técnico-Parlamentaria de Energía (ver más en http://www.energiaciudadana.cl/) o desde algunos sectores académicos, se aprecia que en la crítica a la opción nuclear chilena están presente argumentos técnicos que se relacionan, directa o indirectamente, con los intereses sociales y ambientales de los grupos interesados en la temática ambiental,  muy propio de lo que se ha definido en la literatura especializada como “ambientalismo social” o “ecologismo político”.

¿A qué están dirigidos estos cuestionamientos? Específicamente a la contaminación emitida por los desechos nucleares, a la relación de dependencia frente a los países productores de uranio, a los peligros de radiación a personas y, principalmente, un fuerte cuestionamiento a la afirmación de que la generación eléctrica por energía nuclear no emitiría gases de efecto invernadero. Esta última argumentación es la que ha tomado mayor fuerza  en el actual contexto de incertidumbre y diagnóstico de peligro universal por los efectos del calentamiento global. En este sentido, se sostiene que los sectores proclives al uso de la energía nuclear no están considerando en sus planteamientos el ciclo nuclear completo, que debe ser parte de toda discusión integral sobre el problema ambiental energético, porque si consideramos el ciclo nuclear en su totalidad se hace evidente que el proceso sí contribuye al aumento de emisión de gases que aceleran el proceso de calentamiento global.

Ahora bien, ¿qué se considera ciclo nuclear completo? El ciclo nuclear completo implica la excavación de las minas donde se encuentra el uranio, el proceso de refinamiento del uranio que requieren las plantas nucleares, el enriquecimiento del uranio encontrado en su estado natural, el transporte y depósito de los desechos radioactivos. Si bien sabemos que efectivamente una planta nuclear no produce emisiones durante la generación misma de energía eléctrica, sí lo hace en las fases del ciclo nuclear completo.

Por tanto, es en base a estas consideraciones y al reconocimiento científico de que el calentamiento global conllevará a un aumento del daño a la sociedad y a la emergencia de nuevas situaciones de injusticias sociales, que el cuestionamiento a una política nuclear cobra sentido en un mundo más consciente ante el peligro universal de los daños ecológicos y a cómo estos, según el sociólogo alemán Urlich Beck, provocan consecuencias en un plano político, económico y social -tal como ha sucedido en Japón o Alemania después del desastre en Fukushima.

Se evidencia, por tanto, que entre los grupos ambientalistas existen consideraciones que van más allá de los argumentos de presión para proteger a la naturaleza, ya que plantean intereses que se relacionan con la justicia social y dejan  en entredicho a aquellos discursos que fundamentan su crítica e interpretan al medio ambientalismo como un grupo de presión  que solo protege a la naturaleza porque esta tiene importancia como valor en sí misma. Argumento crítico que en ocasiones desconoce los intereses de justicia social en las propuestas medio ambientalistas.

                                                                                                          Felipe Schlack

                                                                                                          Sociólogo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: