La excelencia está en llamas


El 2012 comenzó con el sur del país –de forma tan literal como lamentable– en llamas. Los incendios en las Torres del Paine y en la octava región han revestido millonarias pérdidas: desde una vida humana en la octava región hasta el igualmente incalculable daño patrimonial en las Torres. Así, cuando otro “incendio” se desataba en La Moneda el ministro Hinzpeter defendía las medidas tomadas por el gobierno ante la emergencia, pero tal defensa resultaba espúrea a la luz de las casi 12.800 hectáreas consumidas por el fuego.

¿Es sensato culpar al gobierno del desastre que significan estos incendios? En lo absoluto, pero ¿ha manejado el gobierno estos incidentes de la mejor forma posible? Evidentemente no, en prácticamente ninguno de los flancos posibles. Por un lado los trabajadores de CONAF denuncian las precarias condiciones que deben enfrentar para llevar a cabo su tarea; mientras que, sobre la marcha, los operadores turísticos del extremo sur consideran, incluso, presentar acciones legales contra CONAF. Desde el oficialismo, sin embargo, no desesperan: la solución siempre puede ser privatizar, tal como lo sugiere el diputado Recondo (“hay que poner los incentivos correctos” repetía el rezo en las clases de Economía). Da la impresión, la triste impresión, que en las departiciones de gobierno hay más gente corriendo en círculos que pensando cómo hacer política de Estado.

La improvisación y lo errado del accionar y el comunicar político del presente gobierno ya no debieran sorprendernos. Pero lo siguen haciendo. Creo, principalmente, porque desde el Olimpo de la eficiencia y el “hacer las cosas bien” descendieron con la bandera de la Excelencia: esto es, limitar las influencias de los personalismos en las decisiones gubernamentales y promover la aplicación de criterios técnicos pretendidamente universalistas –criterios que, en una sociedad como esta, se sellan con credenciales académicas, “títulos” técnicos o universitarios que sean pertinentes a las funciones del cargo. No es una mala idea, si uno la mira desde lejos y suponiendo que todas y todos podemos acceder a tal nivel de acreditación, o sea, que todos podamos tener una educación de calidad que permita mirar por encima de los favores políticos.

La Concertación, lo sabemos, fue duramente criticada por las prácticas de “amiguismos”: en la crítica de la antigua oposición se instaló el discurso de los “operadores políticos” que, desde el gobierno, articulaban las huestes de la Concertación en vistas del resguardo del poder. Tales prácticas, según se ha denunciado, han trascendido incluso las fronteras nacionales.

La Nueva Forma de Gobernar (¿alguien se acuerda de eso todavía?) sería el espacio de la eficiencia. Sin embargo, en otro de los “incendios” de la semana pasada, hubo denuncias publicadas en la prensa respecto a los salarios de algunos asesores de la mentada administración de excelencia. Ellos, los sufrientes asesores, reciben salarios a los que sólo accede una fracción (muy, pero muy) minoritaria del país y en vistas del ejercicio de su labor (tal parece que) no requieren mayores credenciales o acreditaciones vinculadas con el cargo, tal como lo señaló el propio ministro Hinzpeter.

¿Raya para la suma? En la Alianza, tanto como en la Concertación, la excelencia –por mucho que se haya apelado a ella como “relato”- no opera. Y es peligroso que no lo haga. No por la evaluación del gobierno en las encuestas -cifras pasmosas que ya hemos conocido.

Es peligroso porque la excelencia se desdibuja del horizonte; porque cuesta creer que en Chile vamos a tener a la gente lo suficientemente capacitada y con las herramientas necesarias para hacer bien su trabajo. Para que así los terremotos no nos “sorprendan”, para que los incendios no se repitan, para que los “cuoteos” no sean necesarios y para que todas y todos nosotros, día a día, tengamos la capacidad de reconocer y validar al otro no por donde nació ni por lo que heredó, sino por cómo se desempeña en lo que eligió.

Por eso es importante que comencemos este año resguardando la causa por la educación –debemos, por cierto, atender a las formas y contenidos en el camino– pero no podemos olvidar que es justamente mediante la educación que una sociedad se aleja de los “imprevistos” y las “irregularidades” que habitualmente nos enojan. Porque la excelencia es buena; lo malo es que la hayan usado de chivo expiatorio para las mismas prácticas que ayer algunos desdeñaban y que, más temprano que tarde, acaban con sus consignas transformadas en cenizas.

Patricio Velasco

Sociólogo

  1. Vivi

    ¿Donde esta la indignación de los supuestos “ecologistas” de este blog “ecologico” con respecto a los autores materiales de estos incendios provocados? ¿Dónde la ira por las miles de hectareas de ecosistemas destruidos por individuos terroristas que no les importa destruir la naturaleza con tal de obtener reditos politicos? Es algo muy parecido a lo que ustedes hacen en este repugnante posteo, tratar de sacar ventajas politicas de una tragedia, sin apuntar a los verdaderos culpables. Al leer esta basura indigesta parece que les alegraran estos incendios, con toda su carga de destruccion y daño a la naturaleza.

    • pvelascof

      En primer término creo justo aclarar que este no es un blog “ecologista” sino, antes bien, una apuesta por discutir temáticas desde el prisma de la promoción de la calidad de vida. Lo anterior, por cierto, implica consideraciones ecológicas pero, de ninguna forma, las agota.
      Hay un par de “tomas de posición” en tu comentario -que, pese a no compartir, agradezco. Evidentemente existe una consideración negativa respecto a los incendios, de hecho el post comienza así. Ahora bien, asumir que existe una intencionalidad en los incendios es algo que, hasta donde entiendo, es algo que ha de ser probado y que aún no sucede. La cuestión refiere entonces a la capacidad de nuestras instituciones de hacerse cargo de eventos tan trágicos como los acaecidos -independiente de cuál sea su origen- y ahí es donde radica la crítica.
      Debo puntualizar, por demás, que me cuesta ver dónde nosotros, o yo personalmente, podría obtener réditos políticos por escribir un post que apunta a discutir cómo nos organizamos socialmente frente a problemáticas como la de los incendios. Existe una preocupación clara por los incendios; tanto como por la explotación indiscriminada de los recursos naturales que, en el largo plazo, puede ser tanto o más trágica que un incendio que, insisto, aún no se prueba que haya sido intencional y, de serlo, justo es que se apliquen las penas que la ley considere (juicio justo mediante, por cierto).

  2. Sergio H

    Comparto lo anterior: este post es una verguenza, debiera darle eso al que lo escribiò ya que da toda la impresion de que se le salen los ojos de alegria por este desastre al que ve como una oportunidad dorada para tirarle mierda al gobierno.
    En este blog son puros cinicos y falsos politicuchos disfrazados de ecologistas. De esto ultimo…nada. Flaco favor le hacen a la defensa del medio ambiente.

    • pvelascof

      Estimado Sergio,
      No es nuestro afán promover el tipo de emociones que se transparentan en tu comentario. Sí, promover una discusión sostenida sobre argumentos que, temo, no parecen ser los reinantes en tu comentario.
      Si revisas con mayor detención la web te darás cuenta que nuestra posición es tan crítica como propositiva frente a las diversas temáticas que nos convocan.
      Y no, no se me “salen los ojos de alegría”, ni por el incendio ni por las lamentables muertes. Sí considero muy necesario que discutamos qué es lo que hacemos, cotidianamente, para evitar -o enfrentar de la mejor forma posible- tragedias como esta.

  3. Vivi

    Que moderado y ponderado tu comentario, P Velasco, respecto a que aun no se prueba que los 50 focos de incendio de Carahue fueran solo obra de la casualidad y del azar, olvidnando que el 90% de los incendios forestales son provocados por el hombre, por descuido o intencionalidad directa. 50 descuidos simultáneos, es una posibilidad a considerar. También podrían haber sido una oleada de OVNIS. Para qué vamos a buscar intencionalidad en la quema de un helicóptero de CONAF el dia 31 de diciembre, atribuido con claras eviodencias por terroristas mapuches de extrema izquierda. ¿qué podría tener eso que ver con los 50 focos intencionales de Carahue, o el inmenso incendio de Quillón, ubicado estrategicamente alrededor de una planta de Celulosa CELCO, enemigo público N° 1 de la extrema izquierda local?
    Otra pregunta, apelando a su preocupacion por el medio ambiente: ¿que provoca más destrucción del ecosistema: las 28 hectareas quemadas de Quillón y alrededores, o las represas de Hidroaysen?

    • pvelascof

      Estimada Vivi,
      Antes que encontrar culpables creo que lo justo es buscarlos, y para eso me parece correspondiente permitir que las policias y los tribunales operen. Creo entonces prudente esperar a que las investigaciones se realicen y hayan veredictos. Si existen Mapuche, extremistas de izquierda o de derecha, turistas o cualesquiera que sean, en un justo juicio, determinados culpables deberán pagar su falta de acuerdo a las leyes.
      Respecto a tu pregunta. Honestamente no me siento capacitado a dar una respuesta sólida, considerando que no sólo son dos ecosistemas diversos y complejos, sino que no me parecen comparables ni en sus fines ni en sus medios. Ambos hechos son más que preocupantes y creo todos debemos hacer algo al respecto, en provecho de las herramientas y saberes con los que contamos.
      Saludos,

  4. Mario Silva

    Algunos hechos de la causa que el autor de este blog se niega ( o se hace el tonto) a ver pese a ser evidentes (ver La Tercera de hoy)
    De acuerdo a los resultados de las pericias de la PDI, los incendios de Carahue se iniciaron a partir de 83 focos simultáneos (no 50, como se habia estimado al principio), todos a un costado del camino de 4 km que recorre el predio Casa de Piedra y con una separación de entre 50 y 100 metros entre ellos. Se iniciaron entre las 24 hrs y las 2 am del 4 de enero, y en el lugar se hallaron restos de vidrios y un tarro de pintura tapado con restos de diluyente. Los vecinos del sector identificaron a tres furgones y una camioneta recorriendo repetidamente el lugar. Incluso dieron identidades de algunos sospechosos.
    Ellos son los asesinos de 7 chilenos y de 1000 hectáreas de bosques de pino.
    Asi es que, por favor, seriedad, y concordando con otros comentarios previos, no nos hagamos los tontos ¿ya?

  5. pvelascof

    Estimado Mario,

    También lei el diario hoy. Y no se trata de hacerse el tonto. Se trata sencillamente de que en un Estado de Derecho son los tribunales quienes sancionan y el ejecutivo quien debe velar por la correcta aplicación de la sanción y eso, estimado, aún no sucede. De la intencionalidad de los incendios no podemos saltarnos a la atribución de culpabilidad, no sin mediar un juicio.
    Insisto, finalmente, en que el foco del post estaba en la capacidad con la que cuentan nuestras instituciones para hacer frente a situaciones extremas como esta y es mi creencia que una buena educación, de todas y todos, nos ayudará a sobrellevar mejor estas circunstancias.
    Los culpables de los incendios, por su parte, deberán hacerse cargo de sus actos ante el Estado, como es debido.

  6. Daniel

    Una acalarcacion ante un absurdo de tu comentario anterio, pVelasco: en Chile y casi diria en todo el mundo) NO EXISTE EL TERRORISMO DE DERECHA.

    • pvelascof

      Estimado Daniel,

      Lamentablemente el terrorismo de derecha, así como el de izquierda, existe. Muchas veces se vincula con lo que algunos denominan terrorismo de estado, ahora, si quieres que el ejemplo sea aún más claro basta con recordar algunas acciones acometidas por grupos neofranquistas en España.

      Saludos,

  7. Pingback: La ideología del museo: El esencialismo como síndrome de la inanición Mapuche « VerDeseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: