Verdeseo

¿Tenerlo todo?


El largo artículo de Anne-Marie Slaughter titulado “Why Women Still Can’t Have It All” (o “Por qué las mujeres todavía no pueden tenerlo todo”) es una interesante reflexión respecto de ser mujer, tener una carrera y balancear trabajo y familia. Siempre me han interesado los arreglos de la vida cotidiana; para mí, sin embargo, lo central no es el género, si bien muchas injusticias siguen radicadas en esa distinción. El problema va más allá de las tensiones trabajo-familia, y tiene que ver con los arreglos colectivos de nuestra vida en común.

Anne-Marie Slaughter trabajó por dos años en un alto cargo en el gobierno de EE.UU. Al finalizar su periodo de dos años decidió dejar su trabajo como funcionaria pública y volver a su vida previa como académica para poder dedicarse y disfrutar de su familia. El artículo trata de las reacciones a su decisión, y de su toma de conciencia respecto a que efectivamente las mujeres no pueden tenerlo todo, al menos no en ciertos trabajos y con los arreglos actuales. Slaughter explica que la generación de mujeres hoy en sus 20s ya no aspira a “tenerlo todo”, a diferencia de la generación de mujeres en sus 30s y 40s, que observa contrariada que las mujeres de hoy ya no quieran “si quiera intentarlo”. A su juicio, la cultura de competitividad y urgencia, centrada en el individuo como medida del éxito o fracaso, es muy problemática, ya que si bien mujeres como ella lograron llegar hasta ciertas “cumbres”, las mujeres más jóvenes se dieron cuenta de lo irreal de la imagen de la súper-mujer que todo lo hace y puede.

Lo más interesante de la propuesta de Slaughter son los supuestos en que se basan muchas de sus observaciones, donde en general la discusión sobre balancear trabajo y familia se restringe una y otra vez al ser mujer, como si este fuera un asunto estrictamente “femenino”. Si bien valoro el artículo de Slaughter, me parece que de todos modos ella se mantiene en un modelo que podríamos denominar “norteamericano” (mucho más presente en Chile que el europeo, que es distinto en algunos aspectos), donde encontramos varios implícitos: 1) se asume que los individuos tienen “carreras”; 2) que eso los hace exitosos/fracasados; 3) que el individuo carga con las responsabilidades de su éxito; 4) más que trabajar para vivir, se vive para trabajar; 5) el fin último es estar en la cima (¿de qué? Eso no se discute mucho).

Por lo mismo, el problema, no tiene tanto que ver con ser mujer. Las mujeres hemos representado un papel, más bien, ya que de este lado de la distinción se ha posicionado el trabajo no remunerado (cuidar en general). Por ende, las tensiones se hacen más explícitas. Creo, sin embargo, que la clave está en darle un vuelco a la discusión para empezar a pensarla no como un tema de género y lograr que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres de hacer carrera y llegar lejos (de nuevo, ¿a dónde?). Sí, las mujeres deberían tener acceso al poder, eso está claro (aunque cada vez más, bajo un entendimiento distinto del poder, creo que tenemos tanto y  tan poco como la gran mayoría silenciosa y excluida que incluye tanto a hombres como mujeres). Pero lo que tenemos que discutir, sobre todo a la luz de crisis económicas, políticas y ambientales, es en qué sociedad queremos vivir. Y allí clave es el arreglo del tiempo y el trabajo, de lo que se considera y no se considera exitoso, de lo que es una carrera y qué espacio tenemos para simplemente vivir y disfrutar de la vida. En este sentido, incluso una redefinición de lo que entendemos por trabajo se hace necesaria. En Chile, la existencia de una institución como las nanas hace posible, que las jornadas de trabajo se extiendan desde las 9.00 hrs. hasta muchas veces pasadas las 19.00 hrs. En este caso no es solo una mujer la que se hace cargo del cuidado y la reproducción de la vida cotidiana (cocinar, lavar, entretener, cuidar niños, etc.), sino que ese trabajo está totalmente infravalorado. Alguien tiene que hacer ese trabajo. Pueden ser mujeres excluidas del mercado del trabajo, pueden ser personas con menos recursos, pueden ser inmigrantes, no importa, pero alguien tendrá que sostener la reproducción cotidiana de la vida. Una sociedad más justa pasa entonces por repensar lo que significa el trabajo, para dar espacio a muchos a realizarse en él y fuera de él.

Hace pocos días me sorprendí hablando con un viejo amigo, quien me decía que había trabajado por un año y ahorrado para no trabajar en los próximos 6 meses. Tendría una vida sencilla, pero no estaba dispuesto a que su vida se limitara a los fines de semana. Conozco cada vez a más personas tomando ese tipo de opciones. Optando seriamente por vivir con menos y tener más de otras cosas. Algo similar dijo el Presidente de Uruguay José Mujica en su conmovedor discurso ante en la Cumbre de la Tierra Río+20.

Tiene razón Anne-Marie Slaughter, muchas mujeres jóvenes no están dispuestas a siquiera jugar el juego de “competir en las grandes ligas”. Sin embargo, no creo que sean solo mujeres. Y no se trata de conseguir igualdad de oportunidades. Se trata de practicar, en el día a día y concretamente, alternativas. La posibilidad de jugar otro juego y como dice Arturo Escobar, pensar en alternativas, en “worlds and knowledges otherwise” es justamente donde empieza el trabajo y el desafío.

Por Colombina Schaeffer 

Foto por Marooned 

  1. Daniel Otal

    No he leido el artículo de A.M.S., pero comparto gran parte del desalineamiento social que percibes y sugieres detenerse a observar y meditar en él. Entiendo que la exposición de Pepe Mujica, al igual que los meticulosos análisis que viene desgranando desde hace tiempo en sus columnas de el ejemplar estadista. Fidel Castro Ruz, y seguramente de tantos otros aportes más, son señalamientos precursores, que nos implican en la responsabilidad a toda la humanidad, y no solo por supuesto desde la órbita del género, ni de la exclusiva reverberación individual del sentido de la vida, sino del destino global.

  2. Pingback: La coctelera de fin de año: VerDeseo durante el 2012 « VerDeseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: