Verdeseo

Donación de órganos en Chile: ¿por qué sigue siendo tema?


En los últimos días, y tras la muy lamentable muerte de Trinidad Gelfenstein, la problemática de la donación de órganos ha vuelto a aparecer en la discusión pública. Esta no es una problemática nueva, cada cierto tiempo se reaviva la discusión y, con ella comienzan a aparecer argumentos a favor y en contra de la donación que son tan diversos como, muchas veces, desmesurados.

He seguido esta discusión, y me llama profundamente la atención la emergencia de voces que promueven la agencia directa del Estado en pos de la promoción de la donación de órganos. Se dice que la donación es un bien en sí mismo y que, en defensa y promoción de la vida, es provechoso que el Estado debiese, incluso, hacer obligatoria la donación de órganos para toda la ciudadanía –cuestión que como sabemos está ya consagrada en ley 19.451, donde toda persona mayor de 18 años es consignada como donante de órganos una vez fallecida, por el solo ministerio de la ley.

Los efectos de la ley 19.451 (promulgada en 2010) han sido relativamente provechosos, de hecho la tasa de donantes aumentó significativamente. Sin embargo, se ha puesto énfasis en la carencia de educación sobre la donación asociada al cambio en la legislación, tal como lo señaló en su momento la directora de la Corporación Nacional de Donantes.

Personalmente no estoy de acuerdo con que, por ley, el Estado disponga de nuestros cuerpos. De la misma y exacta forma en que soy donante de órganos desde los 18 años. Ambos puntos no son, en absoluto, excluyentes. La existencia de normas privadas que orienten la disposición de los cuerpos una vez fallecidos me parece fundamental: se afirma en ello la autoposesión que cada uno de nosotros tiene sobre su cuerpo. Que tales normas puedan diferir es sumamente plausible; y en ello considero los diversos contenidos sustantivos éticos, religiosos o de cualquier índole que cualquiera pueda sostener. Que el Estado disponga de lo que sucede con nuestros cuerpos una vez muertos y haga un evidente “uso social” de los mismos, pasando a llevar nuestras creencias, por diversas que sean, me sigue pareciendo incorrecto. Considero que toda persona debiese, en libertad de conciencia, dictaminar cuál espera que sea el destino final de sus restos en consistencia con sus creencias y valores. No debiese el Estado apelar a un bien susceptible de –literalmente– diseccionar nuestros cuerpos.

Lo interesante aquí es que pese al cambio legislativo, la discusión permanece vigente. Evidentemente estamos ante un tema sensible, especialmente para las familias de los deudos. Pero, ¿cuánto se ha promovido la donación de órganos como algo deseable, siendo ésta la posición del Estado? ¿Cuántos spots (como los de los bonos gubernamentales) hemos visto en torno a este tema? ¿Cuántos folletos informativos? He escuchado que hay gente que no se declara donante por temor a que ello signifique un “descuido” médico a la hora de tener un accidente o padecer una enfermedad e, incluso, familiares que niegan la donación porque sostienen que los médicos no serían estrictos con los criterios clínicos para determinar el fallecimiento de una persona. Es sumamente necesario que todas estas dudas sean despejadas. Sólo así tanto quienes estamos a favor de la donación, como quienes están en contra por respetables motivos, podremos tomar decisiones realmente informados.

En el ínterin el grueso de la discusión seguirá enfocada en los casos particulares que, siendo terribles, no dan cuenta de la problemática de fondo que, creo, trasciende a las individualidades y se constituye como un real asunto digno de atención (y agencia) pública.

Por Patricio Velasco F.

Fotografía por donantes.cl

  1. ricardo

    No donen sus organos en Chile, no sean tontos, solo se puede ser donante en un pais equitativo con igualdad de condiciones para todos. ¿Acaso cualquiera puede acceder a las prestacions de una clinica en donde se realizan transplantes? El donate es casi anonimo, pero la clinica donde se realiza el transplante gana en publicidad, el medico y personal cobra por su operacion, la prensa gana en noticias y la familia del donante tiene que seguir en fonasa con sueldos miserables pagando sus cuentas, la educacion de sus hijos y si alguno necesitara ayuda de la clinica en donde se dono el organo de su pariente de seguro le pediran un cheque en garantia o bien lo mandaran al sistema de salud publico. La donacion de un organo no es reciproca a lo que este pais le entrega a sus ciudadanos

    • en parte estoy de acuerdo con tu comentario se deberia reconocer de alguna manera a la familia del donante. iooo no soy donante pero te as puesto en el lugar de esa persona que sabe que nesecita un organo en un tiempo determinado y si no se va a morir . es lo misnno que siente una familia cuando se entera que su ser querido a fallecido, la unica diferencia es que la familia del paciente y el paciente sufren ese dolor todos los dias sabiendo que se va a morir asta que llegue ese dia.

  2. ricardo

    No donen sus organos en Chile mientras exista lucro por salud, educacion, medicamentos, etc estamos en uno de los peores sistemas economicos del mundo con desigualdades escandalosas. No sean tontos, las clinicas lucran mientras los donantes se atienden con miserables. Que donen los ricos que son los que acceden a las clinicas

  3. vale

    da lo mismo a quien vaya la donación de órganos… no donarlos es un acto de egoísmo, porque muerto no servirán para nada. si lucran o no da lo mismo… esta de por medio la vida de varias personas de sobrevivir o tener una mejor calidad de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: