Verdeseo

Chile: lindo país con vista al mar.


Immigration Reform March Held In Los Angeles

La prensa nacional no ha escatimado recursos para mantener a la opinión pública informada sobre el proceso judicial que se lleva a cabo en La Haya. La exposición de las argumentaciones y contraargumentaciones de ambos países ocupan las portadas de los principales medios de circulación nacional. Todo para avizorar las potenciales pérdidas de un fallo contrario a los intereses (que se presumen) nacionales.

Más allá de la discusión diplomática actual, existe una preocupación que me parece de mayor importancia a la hora de considerar el nivel de integración regional de Chile, me refiero a la cuestión en torno a la migración.

Chile se ha tornado en el último tiempo un polo de desarrollo migratorio considerable dentro del continente y, así, las expectativas de muchos no nacionales buscan desarrollarse en el territorio nacional. Nos hemos vuelto un destino atractivo (y caro, pero eso daría para otra columna).

Resulta importante en este contexto desarrollar políticas activas que generen las condiciones para reconocer y aceptar la diversidad étnica y cultural que una sociedad globalizada demanda. Actualmente nuestro país es capaz de ofrecer educación, salud y otros beneficios sociales a los inmigrantes documentados (lo cual ya supone una “barrera de entrada” considerable a quienes migran a nuestro país), pero será crecientemente necesario hacerse cargo de dos cuestiones fundamentales: por un lado está el reconocimiento y aceptación de la diversidad y, por otro, la realización de políticas que promuevan una efectiva inclusión de los migrantes a las redes de protección social que Chile es capaz de ofrecer.

El reconocimiento de la diversidad cultural es gravitante en vistas de evitar cualquier tipo de comportamientos discriminatorios que puedan sufrir las y los migrantes. Si los flujos migratorios son un hecho positivo hemos de hacernos cargo de ello debidamente: respetando la especificidad cultural y las diferencias étnicas potencialmente existentes. Esto comporta tanto un trabajo profundo en la educación de las y los chilenos e, igualmente, la necesidad de dar adecuada cuenta a los no nacionales de la (muchas veces escurridiza) cultura chilena. Lo anterior supone reconocer a las y los migrantes como un “otro” legítimo, como alguien que con su propia historia y tradiciones es capaz de hacer un aporte real a la sociedad chilena, de forma tal que no puede ser visto únicamente como un “beneficiario” pasivo de políticas sociales -ni mucho menos como un cliente, por mucho que a los adalides de la gestión aquella fórmula les resulte conveniente. Las y los migrantes debiesen ser considerados como agentes activos del desarrollo nacional, pues lo son, aun cuando muchas veces su voz se halle ausente de las principales discusiones que ocupan la agenda pública (se supone que las millas náuticas en disputa deberían sernos mucho más importantes).

Pero el reconocimiento hacia las y los migrantes debe igualmente trasuntar el plano estrictamente simbólico. Hemos de generar las condiciones necesarias para que ellos puedan ser efectivamente agentes que promuevan el desarrollo del país, siendo para esto fundamental su inclusión funcional en la sociedad. Con lo anterior me refiero a la facilitación de los trámites para obtener visas que les permitan trabajar legalmente (y no caer en el oxímoron de la necesidad de un contrato de trabajo para obtener una visa); facilitar las políticas de reconocimiento de estudios en el extranjero y así no dar pie a una descalificación forzosa de los migrantes a la hora de ingresar al mercado del trabajo, limitando con ello sus opciones de empleabilidad; generar una institucionalidad adecuada para lidiar con la migración, y no solamente “dejarle el cacho” a los municipios donde las y los migrantes residen, los cuales (¿extrañamente?) son muchas veces de bajos recursos.

Chile no cuenta con un historial de inmigración permanente. Existen, desde luego, oleadas migratorias que ya pasaron a formar parte del panorama nacional sin perder por ello su carácter diverso (por ejemplo las migraciones de origen libanés, croata, italiano, alemán, chino, entre otras). Es importante destacar que, a pesar de que estas comunidades ya se perciben como integradas a la nación no están diluidas en ella y resguardan, aún, su identidad distintiva. Es necesario que seamos capaces de hacer lo mismo, sobre todo, con los flujos migratorios provenientes del propio continente. Pareciera que la valoración sobre los migrantes tiene que ver con su lugar de proveniencia o color de piel, discriminación más que patética en el contexto de un país que -tal como el resto de América Latina- se halla fundado en el mestizaje entre indígenas y conquistadores.

Debemos hacernos cargo del hecho que en la misma medida en que la globalización ha facilitado el flujo de capitales y mercancías sobre el globo, nos hallamos crecientemente en un contexto en el que el flujo de personas se hace menos complejo de sobrellevar (tecnologías de la información mediante). Resulta difícil pensar que esta tendencia vaya a desaparecer fácilmente.

Lamentablemente, el grueso de las apelaciones que emergen en estos días en torno a la defensa de los intereses patrios no apunta sino hacia la reafirmación de la diferencia y el extrañamiento entre dos naciones que en los últimos años han visto sus lazos reforzados, no por tratados sino por personas. Es de esperar que estos eventos no afecten las relaciones entre Chile y Perú más allá del nivel diplomático, sino en el resguardo de un sentimiento de reconocimiento y valoración de lo que las y los nmigrantes peruanos (y de todo origen) pueden entregar a Chile.

Patricio Velasco F.

*Agradezco los comentarios de Ignacia Arteaga para la elaboración de esta columna.

Un Comentario

  1. Pingback: La coctelera de fin de año: VerDeseo durante el 2012 « VerDeseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: