Movimientos animalistas, ética y conservación


Flickr_-_ggallice_-_Street_dog

Frente a episodios de mal trato animal, movimientos animalistas en Chile han alzado la voz abogando por la defensa de los animales afectados. Por un lado las organizaciones preocupadas del bienestar animal tienen distintos objetivos y las actitudes personales hacia los animales son muy diversas. Por otro lado la preocupación por el sufrimiento provocado directamente por el ser humano, principalmente a animales domésticos, es una característica representativa del movimiento animalista. Esta preocupación tiene que ver con una ampliación de nuestras fronteras éticas. La mayoría de las personas respeta y se preocupa más de los que son más cercanos, por ejemplo, su familia directa. Mientras más cercanos y más afinidad se tenga con el otro (humano o no humano), mayor es la empatía que se siente hacia él. Familia y amigos suelen ser lo más cercano, luego viene las personas con las cuales compartimos ciertas características o afininades, y por ende, las tomamos en cuenta o consideramos primero que a otros. Ejemplos aquí son personas de nuestro mismo medio socio-económico, país, raza, etc. Por supuesto, para mucha gente todos los seres humanos están dentro del círculo de quienes debemos respetar y tratar como nos gustaría que nos trataran (por lo menos en teoría). Algunas personas han extendido este círculo, incluyendo a otros seres vivos. Acá también se aplica la idea de cercanía, mientras más cercano el animal, mayor consideración ética provoca. Perros y gatos son la principal cara de los movimientos animalistas, no así las arañas, por ejemplo. Además de las mascotas, otros animales muy presentes en la cotidianidad de los seres humanos generan preocupación, como los animales usados para consumo (carne, ropa y testeo de productos) y “diversión” (circos, zoológicos).

No solo el tipo de animal tiene un rol en la empatía que sentimos, también lo que le ocurre al animal juega un papel importante en nuestras consideraciones éticas. Por esto, a muchas personas les impacta más ver a un animal sufriendo físicamente que saber que el hábitat de cierto animal se ha reducido drásticamente. No queda duda que ver un animal maltratado es impactante y absolutamente reprochable, pero también muchos animales se ven afectados de otras formas, menos evidentes, por las acciones humanas. Así, muchas veces los animales silvestres de Chile que están amenazados quedan fuera de los discursos animalistas. Pérdida de hábitat, fragmentación, contaminación, invasiones biológicas, así como otros procesos que afectan la salud de los ecosistemas y ponen en peligro la sobrevivencia de diversas especies animales. Estos procesos ocurren en un contexto social determinado, en el cual todos tenemos algún grado de influencia, ya que dependen del nivel de vida que queremos tener, de las cosas que consumimos, de los políticos que apoyamos, entre otras cosas. Obviamente estamos insertos en un sistema complejo, donde opera una dinámica social, por lo tanto no es fácil asociar los impactos en el entorno con conductas individuales. Además, la gran mayoría de las especies silvestres no las vemos día a día, a veces ni siquiera sabemos que existen, ni menos el rol que tienen en el ecosistema. Más sabemos de elefantes, cebras y osos polares, gracias a la televisión y los cuentos de niños; sin embargo, a los animales nativos de Chile los hemos dejado muchas veces de lado. En consecuencia, es más fácil simpatizar con la extinción potencial del panda que con la del gaviotín chico, aunque probablemente podríamos tenemos más influencia en esta última.

Creo que preocuparse del sufrimiento animal es importante y necesario, pero además creo que hay que ver más allá del impacto que podemos tener en seres individuales, para tener una mirada más sistémica que nos ayude a evaluar nuestro rol en el medio ambiente como sociedad. El bienestar de muchos seres vivos (incluido nosotros mismos) depende de un ecosistema saludable, donde no se rompan los equilibrios básicos del sistema.

Si bien las preocupaciones de animalistas y de los que abogan por la conservación de la vida silvestre no tienen por qué ser excluyentes (incluso hay mucha sobre-posición de estos grupos), si hay puntos conflictivos. Este año se publicó un estudio donde se identifica a los gatos domésticos como la principal amenaza para la vida silvestre en Estados Unidos (1). También en Chile se ha estudiado el impacto de perros asilvestrados en la fauna silvestres. Algunos daños son directos, como el ataque a otros animales (la mayoría de los pudues que terminan en centros de rescate de fauna llegan por heridas provocadas por perros) o la transmisión de enfermedades (uno de los principales problemas de los zorros nativos son enfermedades como sarna y distemper, las cuales son transmitidas por perros) (2). También hay impactos indirectos, como los ataques al ganado doméstico (que además es un impacto directo a los ganaderos). Existen muchos casos de depredación de ganado que se le atribuye al puma, aunque en realidad fueron perros. A causa de esto, el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) lanzó una guía para el reconocimiento de ataques a ganado por parte de carnívoros, debido a que la percepción de ataques de puma no coincide con el número real de ataques por esta especia. Esto repercute en la cacería (ilegal) de pumas, lo que pone en peligro esta especie protegida y a la vez no ayuda a solucionar el problema. En este contexto, se produce un conflicto entre quienes quieren controlar los perros asilvestrados, permitiendo su caza, y quienes se oponen a esto preocupados por el bienestar de estos cánidos. Claramente la respuesta ideal es la tenencia responsable de mascotas y la esterilización, cosa a la que han apuntado muchas organizaciones animalistas. Por otro lado, está solución implica costos elevados y resultados a largo plazo, ya que depende, entre otras cosas, de un cambio cultural. Creo que los movimientos animalistas que están promoviendo la tenencia responsable de mascotas y la esterilización están haciendo un gran aporte al problema del abandono. Pero también hay que tomar en cuenta que la falta de responsabilidad respecto a animales domésticos, tiene implicancias negativas no solo para estos animales, pero también para otros seres humanos y no-humanos. La tenencia responsable no es la solución para el problema de los perros asilvestrados que hoy en día están interactuando con la fauna silvestre y el ganado doméstico. En este contexto es importante explicar que perros asilvestrados corresponden a animales que llevan mucho tiempo alejados del ser humano y tienen características de animales salvajes (no son perros recientemente abandonados por sus dueños). Por esto, se ha propuesto incluir a perros asilvestrados en la ley de caza, al igual que se permite la caza de jabalí y visones, animales que son introducidos (no nativos de Chile) y provocan daño a la flora y fauna silvestres y a la agricultura. Si bien no es fácil definir de qué forma se debe manejar un ecosistema donde hay conflictos entre la fauna nativa, los animales asilvestrados y las poblaciones humanas, es necesario tomar medidas para disminuir el daño de las acciones humanas en el medio ambiente.

Algunas organizaciones animalistas se refieren a perros y gatos abandonados y maltratados como animales desvalidos, pienso que pudues, pumas y otros animales silvestres también están desvalidos frente a múltiples amenazas. Creo que tanto el bienestar de animales silvestres como domésticos debería preocuparnos, y desde un punto de vista holístico más que individual. En otras palabras, debemos tomar en cuenta nuestro rol como sociedad en los sistemas naturales, considerando las diversas interacciones y consecuencias directas e indirectas de nuestras acciones.

 

Por Robert Petitpas

 

(1)  Loss, S., Will, T. y Marra, P. 2013. The impact of free-ranging domestic cats on wildlife of the United States. Nature Communications, 4, 1396.

(2)  Rubio, A. 2011. El zorro  culpeo (Lycalopex culpaeus) en la zona central de Chile: Evaluación de hábitos dietarios, serología, parasitología y parámetros sanguíneos. Tesis (Magíster en Recursos Naturales).


  1. Tomás Altamirano

    Excelente artículo. Las cuestas de la zona central (ejemplo: La Dormida y El Melón) están cada vez con más perros que son abandonados a su suerte, la que incluye la suerte de los tantos otros animales silvestres que ahí habitan. Lo mismo ocurre en muchos otros lugares del país.

  2. Tomás Ibarra

    Mis más sinceras felicitaciones. Poco a poco en Chile se extienden las fronteras éticas que mencionas, para no solamente considerar nuestros actos sobre otros seres humanos, sociedad y animales domésticos en este caso… Estas fronteras éticas necesariamente empiezan a considerar también a la Tierra. Creo que pueden pasar décadas, pero poco a poco estamos entendiendo que nuestros conflictos se resuelven modificando no sólo las relaciones sociales, sino también las ecológicas. Esto parte por casa, pero a su vez se ve representado en movimientos sociales regionales empoderados con la sustentabilidad y me gusta pensar que es (o al menos podría ser) así.

    El escrito me recordó la extensión de nuestras fronteras éticas hacia otros que-humanos y lo que ocurre en Bolivia y ha ocurrido en varios otros sitios pequeños y locales donde la tierra tiene derechos. Esta es una extensión necesaria ya que la naturaleza podría incluso ser defendida en tribunales en situaciones conflictivas como cualquier persona.

  3. Antonia Condeza

    Muy interesante. Creo que el articulo abre una discusión que puede ser muy rica en relación a hacia dónde se dirigen (o deambulan) nuestras consideraciones éticas personales y qué las mueve. Finalmente es una pregunta acerca de quiénes somos y a quiénes consideramos parte de nuestra comunidad.

  4. arturo lois

    lamentablemente las consideraciones eticas y desarrollistas no bastan (sobre todo ) para los atacados por los perros ,hoy dia que nadie quiere hacerse responsable de nada, es el estado que debe exigirlo y para ello se requiere una ley, su conocimiento y cumplimiento por parte de los dueños de mascotas,Estan los medios tecnicos (chips ) esterilizacion u otros pero quien le pone el cascabel en este caso a los perros,Pienso que una buena medida sistemica seria gravar los alimentos para perros y esos fondos repartirlos a las municipalidades para cumplir la ley que deben dictar los honorables .Pero en Chile no se pueden dictar impuestos para fines especificos luego al final llegamos a que hay que cambiar la constitucion para librarnos de los perros vagos ,abandonados ,Pregunta Como nos libramos de la irresponsabilidad civil? Sera la Educacion quizas?

  5. Alejandra E. Muñoz

    Un temazo.. efectivamente hay un sesgo que tiene que ver con el carisma al momento de que la sociedad escoge a que especie animal quiere proteger o le afecta más su bienestar. No es al azar que el símbolo de la WWF sea un panda y no un quiróptero. Me parece que cuando una persona alimenta un perro de vida libre pero no se hace cargo de él más allá que eso, no entiende que lo que está generando es que hayan más de ese tipo de perros que le dan lástima. No piensan que un perro de vida libre no lo pasa bien tampoco, suelen tener mayor incidencia de enfermedades y parásitos y estar mal nutridos. A mi modo de ver es un cariño mal entendido…

  6. Sonia Cosme

    Interesante el planteamiento y no deja de tener razon de cierta forma. Me preocupa que estos argumentos son buenos para salir a cazar perros sin atacar el problema de fondo que es el abandono, la falta de esterilizacion por tenencia irresponsable. La fauna silvester sufre doble por la introduccion de especies y por la destruccion del ambiente por el ser humano y la respuesta demasiado frecuente es la caceria.

    Actualmente estan matando caballos desde el aire en Australia y eso lo estamos viendo con especies en vias de extincion (elefantes, lobos) porque tienen altas densidades en ciertos sitios.

    Los jaurias de perros son responsabilidad directa del ser humano, Ellos estan cazando y sobreviviendo. Son un peligro pero aunque los mataran a todos manana en un año estariamos en el mismo sitio sin esterilizacion y responsabilidad.

    En un pais europeo no recuerdo si es ucrania, hungria no se iban a reactivar una practica de recoger los perros realengos y tirarlos en una isla para que se coman y se mueran. Que civilizado!!!

    OJO creo que este articulo puede sacarse de contexto con facilidad y justificar lo injustificable/

  7. Françoise Petitpas

    Gracias x compartir! ! 🙂 muy interesante y cierto, tengo a varios y varias en Facebook que lo único que hacen es publicar fotos de abandono y maltrato de animales domésticos…Sin embargo obviamos el peligro que corren muchas especies silvestres y en nuestro propio territorio..pues sentimos más cercanía y familiaridad con los animales domésticos o como bien dices con todo lo que está mediatizado (especies en peligro de extinción en África, Asia, etc..las luchas llevadas a cabo por Greenpeace u organismos similares, y poco o nada sabemos sobre lo que está pasando en nuestro país).

  8. Gracias a todos por sus comentarios. Hay mucho aspectos interesantes del tema, y mucho desconocimiento, que puede llevar a mal interpretaciones, como dice Sonia. Por ejemplo hay que distinguir entre distintos tipos de animales; existen perros abandonados, asilvestrados, con dueños pero que deambulan solos por ahí, y otros. Creo que no se le puede dar el mismo tratamiento a un perro abandonado en las calles, que a un perro que vive de forma silvestre en el bosque.
    Por otro lado hay mucho desconocimiento de la fauna silvestres y del impacto de nuestras acciones cotidianas en el medio ambiente, y esto es lo que creo que hay que incorporar en nuestras consideraciones éticas.

    • arturo Lois M Ing Civil Transportes Ciclista

      Yo hice un “comentario general” acerca del tema ,pero ademas hice una propuesta concreta para los honorables: cobrarle impuestos a los alimentos para perros cosa que es factible y repartirla entre las municipalidades que se estan haciendo cargo del problema .No es un proyecto de ley ,pero si estan de acuerdo con la propuesta concreta podemos enviarla a los candidatos AHORA que vienen elecciones pd yo estuve cerca de ser agredido por una jauria en plena La Reina y me salve gracias a mi experticia que no la tienen todas las personas. arturo Lois

      • Hola Arturo,
        creo que es interesante tu propuesta, pero si se sube el precio de los alimentos de perros, supongo que muchas personas pueden optar por alimentos alternativos, y así bajar los ingresos por alimentos de mascotas. Por otro lado habría que evaluar las medidas de tenencia responsable, ya que también podrían implicar mayores costos a los dueños, y si le sumas el aumento de precio de los alimentos, estamos asociando la tenencia de mascotas con un mayor ingreso monetario. Es decir, el que tiene plata puede tener perros.
        Igual creo que tener un perro de forma responsable va a implicar ciertos costos monetarios, pero el énfasis debería estar en las practicas, por lo tanto se requiere mayor educación.
        Saludos.

  9. Pingback: Los animales no humanos y el modo de producción | VerDeseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: