Verdeseo

TOMPKINS: Un especial de Verdeseo


Tompkins

Lee el especial AQUÍ (ISSUU)

Descarga el especial AQUÍ (PDF)

Cuando Douglas Tompkins murió, en Verdeseo fuimos impactados por la noticia. En nuestro deseo de un presente y futuro verde, no podía ser ajena la partida de un actor, a la vez planetario y local, que tanto desde la conservación como por su activismo ecológico, de una manera u otra conectaba con el color verde.

En nuestra propia diversidad tampoco éramos ajenos a las controversias públicas del personaje, ni menos al debate sobre sí la conservación por la conservación es sinérgica o no con la complejidad integral de los desafíos de la reflexión y práctica de la Ecología Política y Profunda, en el radical sentido de esta última palabra.

Por eso, cuando alguien en Verdeseo lanzó la idea de hacer un “Especial Tompkins” (siguiendo nuestra tradición de escribir especiales sobre uno u otro tema de interés ambiental), el asunto generó un interesante intercambio de mails, con distintas perspectivas, por supuesto.

Una colega –que mora en Europa– fue la primera en reaccionar en la red interna:

“…más allá de la valoración personal de Tompkins, a mi modo de ver su legado es la demostración del terrible mercado de la tierra en Chile, la ausencia e incapacidad del Estado por sí mismo y del conservacionismo neoliberal. No sé, me da la sensación que Tompkins demuestra cómo es solo el poder económico el que decide en Chile, tanto si es para extraer valor como para conservar, el resto (bases sociales, cooperativas, campesinos, pequeños emprendimiento, ecologistas de los pobres, etcétera) queda afuera, y eso me parece terrible… ¿cómo lo ven ustedes?”

De inmediato, otra amiga entró con matices al diálogo virtual:

“…Estoy de acuerdo con el diagnóstico que haces… Sí, el mercado de la tierra, el neoliberalismo, etcétera… Pero no estoy de acuerdo que eso sea “el legado” de Tompkins. Su legado son, por ejemplo, los parques bien hechos, con recursos, sin fines de lucro (y eso es así, no hay letra chica, Tompkins era un tipo correcto). [Su legado] también es que por primera vez alguien haya tensionado el extractivismo local, “invirtiendo” en conservar. Es una grieta, chica, quizás, pero grieta al fin y al cabo en el sistema…

…en lo que algunas llaman el “conservacionismo neoliberal”, creo que ahí entran Piñera y varios millonarios comprando tierras en el sur, pero no Tompkins… Y si bien él en la forma muchas veces fue “colonial”, autoritario e imponía su visión, tuvo que aprender. Y le costó. Y hubo (y hay) conflictos, pero no era alguien cerrado. En fin, creo que está súper buena la discusión…”

Otra voz, definitivamente más animada:

“…en un mundo planetario, con desafíos ídem, el aporte del ecologista a carta cabal que fue Tompkins sin duda dejó una impronta…”

Un colega, también afincado en el exterior, vino a contribuir con una mirada teórica en el diálogo en comento. Él escribió:

“…el problema de ver asuntos como la conservación desde una perspectiva de actores con identidades predefinidas, lleva muchas veces a formular teorías conspirativas para hacer calzar el guion. Eso fue lo que ocurrió por mucho tiempo en Chile. El argumento básico era algo así: “Tompkins es millonario, por lo tanto cualquier cosa que haga será para cagarnos”. Es verdad que él usó el mercado como herramienta para alcanzar sus fines de conservación, pero no fue un neoliberal y las consecuencias de su proyecto no son neoliberales. A través de las compras de tierra, en muchos casos a privados, estableció áreas de conservación y las ha entregado al Estado, permitiendo su legado de parques la expansión del patrimonio común (él muy frecuentemente usó el lenguaje de los comunes para explicar su proyecto)…

…Como diría Foucault: “libérense de las viejas categorías de lo Negativo (la ley, el límite, la castración, la carencia, la laguna) que el pensamiento occidental ha sacralizado durante tanto tiempo como forma de poder y modo de acceso a la realidad. Prefieran aquello que es positivo y múltiple, la diferencia a la uniformidad, los flujos a las unidades, las disposiciones móviles a los sistemas. Considerad que lo que es productivo no es sedentario sino nómade. No imaginen que haya que ser  triste para ser militante, incluso si lo que se combate es abominable. Es el vínculo del deseo a la realidad (y no su retirada hacia las formas de la representación) el que posee una fuerza revolucionaria”…”

Hasta ahí el resumen de nuestro intercambio de mails. Sin duda, el mismo fue un aliciente para entusiasmarnos y tomar la decisión de avanzar con el especial que ahora introducimos.

Antes de todo, decir que el especial se titula “Tompkins”, así, a secas; pero no es sobre el personaje (aunque entre ensayos, crónicas y entrevistas, lo aborda), sino que se trata de escritos en torno al ecologista conservacionista que él fue.

Por eso, lo hemos estructurado en dos grandes secciones.

– La primera parte, “Reflexiones y Entrevistas”, gira alrededor de temas que directa o indirectamente atañen a Tompkins.

Montserrat Lara, en un texto muy informado, hace una suerte de genealogía de las controversias que sacudieron a nuestro Chile provinciano ante las nutrientes paradojas del “millonario verde” (una conservación desde el mercado, que opera en contra del mercado, por ejemplo), ya sea por sus prácticas conservacionistas o por sus disruptivas declaraciones anti-modernizantes (en un país que en los noventa era un “Tigre modernizador”, el “mejor” del barrio).

Hernán Dinamarca conversa con Hernán Mladinic, director ejecutivo de Fundación Pumalín, sobre el estatus de las donaciones que el matrimonio Tompkins hoy realiza al Estado tendiente a la creación de una mega Ruta de los Parques en el sur del mundo, amén de evocar al líder y la persona. Luego, también Dinamarca, escribe un contrapunto crítico de una clave en el pensamiento de Tompkins: su mirada acerca de la técnica.

Alejandra Mancilla, en un enjundioso y condensado ensayo sobre la Deep Ecology, en la versión de Arne Naess, se pregunta qué observa y qué propone esa mirada en el mundo actual, qué críticas ha recibido en la academia internacional y, sobre todo, cuestiona los clichés y lugares comunes con que se le suele calificar.

Colombina Schaeffer sitúa a Tompkins, con sus matices y complejidades, en la épica del movimiento Patagonia Sin Represas, un triunfo ciudadanos de esos que hacen Historia al impedir la megalomanía en la generación y transmisión eléctrica del proyecto HidroAysén (triunfo, además, que ha permitido la posterior expansión de las Energías Limpias en el país, en especial, la eólica y solar).

Robert Petitpas y Martín Fonk abordan distintas visiones sobre la naturaleza y la conservación, en contrapunto crítico con la experiencia en Chile de Tompkins.

– En la segunda parte, “Obituarios y Evocaciones”, el especial adquiere un tono de crónica, algunas incluso personales. En lo sustantivo quisimos recuperar, de medios nacionales e internacionales, extractos de artículos de una diversidad de autores publicados los días sucesivos a su muerte.

Como “Obituarios selectos” titulamos esos extractos, ricos en matices y estilos. Emociona el tono afectuoso de Nicolo Gligo, Hernán Sandoval y Marta Cruz Coke. Destaca la buena pluma y la sutil distancia periodística de Patricio Fernández y Roberto Farías. Informa el conocimiento cotidiano de Tompkins que evocan vecinos de territorio como Andrés Gillmore y Patricio Segura. Impresiona la comprensión de su hija mayor, Quincey Tompkins. Es precisa la palabra política de Ricardo Lagos y Sara Larraín. Carlos Oliva Vega y Leonardo Valenzuela con erudición mencionan la matriz de lectura que formó al joven Tompkins. Y es sistemática la crítica política, desde la matriz ideológica moderna, que hace Carlos Martínez a la supuesta “ingenuidad” y el ánimo anti-moderno de Tompkins.

El escritor y periodista argentino Mempo Giardinelli evoca las polémicas y las donaciones que el “gringo hizo allende los Andes.

Patricia Junge y Hernán Dinamarca recuperan una crónica del año 1997, publicada luego de una visita a Reñihué, en el Parque Pumalín, donde Doug y Kris Tompkins cada verano eran los organizadores y anfitriones de un festival costumbrista que promovía la cultura y folclor de la Patagonia chilena.

Finalmente, publicamos un delicado escrito de Kris Tompkins. A las semanas de la muerte de su entrañable compañero, ella hizo circular por redes de mails una carta que llamó de Agradecimiento a quienes la habían acompañado en su desconsuelo en esos días tan tristes. Solo una cita: “No tengo palabras para describir mi pérdida personal. Nosotros éramos, como decía Doug, un par”.

La coordinación editorial del Especial correspondió a Hernán Dinamarca. Las fotos han sido una bella gentileza de Fundación Pumalín. Los sugerentes dibujos y trazos que retratan a Tompkins, son creación de Rodrigo Burgos. Y el diseño y diagramación, un aporte de nuestra colega, Ignacia Arteaga, socióloga y candidata a doctora, hoy en Londres, quien, claro está, solo lo hace en sus ratos libres como parte del voluntariado que compartimos todos quienes hacemos Verdeseo.

Colectivo Verdeseo

Lee el especial AQUÍ (ISSUU)

Descarga el especial AQUÍ (PDF)

  1. sutulov

    Me parece tremendamente significativo el mensaje que envía Montserrat Lara con su artículo a raíz de la inesperada partida de Douglas Tompkins. Más que una polarización o divergencia de opiniones sobre el legado que ha dejado este pionero, nos pone de frente a un futuro que concierne el destino de un mundo convulsionado y claramente con síntomas de paciente terminal…

    En este contexto, el paradigma de una economía medio ambiental es un paso obligado y sin lugar a dudas, lo que nos presenta Tompkins, son los antecedentes y marco referencial para ir ideando dicho modelo.
    Antes de estereotipar a los ricos y los pobres, los poderosos y los abusados o si quiera, ventilar los argumentos de víctimas y victimarios, debemos hacer un esfuerzo honesto sobre la procedencia de personas tan singulares como Douglas Tompkins y su compañera de batalla, Kris.

    Sin el afán de desviarlos del tema central, el pequeño paréntesis es relativo a dos marcas emblemáticas como fue lo que gestó Douglas con su primera mujer Susie, The North Face y el liderazgo que representó Kris como CEO por más de 20 años a la cabeza de Patagonia.

    Esta experiencia concentrada y a la vez, propulsora de dar luz al proyecto conservacionista más importante del hemisferio sur, se fundamenta en un sólo hecho empírico e irreversible, que el mundo de los negocios son reales y tienen un impacto queramos o no en nuestra forma de vivir.

    Cuando hablamos de herramientas visibles como el sector retail que es exponencialmente propagativo; lo anterior se puede supeditar a un sólo dato duro. Mientras Chile lindo deambula en un mercado bursátil que alcanzó los 38 mil millones de dólares y hoy día se ha visto reducido a menos de 20 mil millones de dólares, representando menos del 10% del PIB nacional; el país del norte mantiene una supremacía mundial de 8.3 billones (millones de millones), es decir, más de 400 veces mayor, alcanzando prácticamente el 50% del PIB de EEUU. Esto significa proporcionalmente, un Chile imaginario, 20 veces más eficiente que el actual!!!

    Tomando el caso específico de la empresa emblemática, The North Face, su dispersión de tiendas en la actualidad no deja de llamar la atención. Desde su ciudad natal San Francisco, CA y más menos 300km a la redonda provee más de 240 tiendas, el mismo caso para Los Angeles, CA y el estado de Nueva York con más de 1.000 tiendas!!! Ahora aquí viene el dato interesante, en el caso del cono sur, Santiago du Chilí y 300km a sus alrededores aglutina nada menos que 66 tiendas, mientras Buenos Aires y Sao Paulo no superan 6 y 27 tiendas respectivamente a instancias que sus poblaciones duplican y triplican la capital chilena.

    Ustedes se preguntarán a que viene este comentario? La respuesta me parece evidente, que los “centros de reclutamiento” están en Chile! Es decir, el foco, los dardos están puestos en la Patagonia, no necesariamente por los deseos filantrópicos de un millonario rayado por la ecología, lo cual es muy cierto y respetable. Los dardos están puestos por el agua y el valor intrínseco de esa calidad de agua, donde Pumalín es una de las gargantas más importantes de toda la Patagonia, que para mantener esa calidad de agua, se requiere de bosques nativos que debemos cuidar como hueso santo y que ojalá vaya la menor cantidad de gente posible a visitar el parque para evitar cualquier incidente o infortunio medio ambiental.

    Esa agua proyectada al año 2150 representa el valor de 3 industrias mineras que dicho de paso, es la industria más grande del mundo actualmente y que resulta ser la principal causa (el petróleo) de todos los conflictos que tienen regiones como Europa u Oriente Medio, hacinados bajo la amenaza permanente de ataques terroristas, esto sin mencionar las diversas tragedias humanas y barbarismo genocida que enigmáticamente se sigue practicando en pleno siglo XXI.

    Frente lo anterior, la gran reflexión que nos aporta el lamentable deceso de Douglas Tompkins, es cómo un hombre que producto de un positivismo a ultranza, nos enseña un camino para salvar la tierra de un desastre ecológico y les puedo asegurar que su móvil, no fue por bolitas de dulce precisamente. Es una visión realista y que depende de cosas tan deplorables para algunos como el mundo que moviliza al mundo completo, valga la redundancia, como el mundo de los negocios. El modelo neoliberal y todos los “ismos” son meras rotulaciones que hoy en día seamos honestos, se argumentan como aire caliente…

    La Patagonia libre de hidroeléctricas, libre de explotación de recursos naturales, libre de sobre población, incluso flotante; significa preservar un hábitat que guarda una de las llaves secretas para salvar nuestro planeta!!!

  2. Pingback: El legado de Tompkins: una mega Ruta de Parques en el sur del mundo | Columna Digital

  3. Pingback: Un cambio de mirada profundo: Parte II | el ojo parcial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: